Si quieres comerte la mejor croqueta de jamón del mundo tienes que visitar esta ciudad

Si quieres comerte la mejor croqueta de jamón del mundo tienes que visitar esta ciudad
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

En estos días se celebra la XXIª edición de Madrid Fusión, el congreso de alta cocina internacional que reúne a los profesionales gastronómicos más prestigiosos de cada país. Y allí se hacen cosas tan interesantes como elegir cuál es la mejor croqueta de jamón del evento, que teniendo en cuenta el nivel de los participantes, se puede afirmar que es la mejor del mundo.

El ganador de este año ha sido Juan Monteagudo, del restaurante Ababol, ubicado en pleno centro de Albacete. Una ciudad con mucho para ver y hacer, y más ahora que tenemos tan deliciosa excusa.

Cocina manchega, nouvelle cuisine y croquetas

El restaurante Ababol, que cuenta con una Estrella Michelin, se caracteriza por fusionar la cocina tradicional manchega con la cocina francesa, y ahora también por sus galardonadas croquetas de jamón.

@restauranteababol - Instagram

Según la explicación del chef, para prepararlas infusionan huesos de jamón en una mezcla de leche de vaca y oveja al 50%. Utilizan un poco de gelatina para poder moldearlas bien y las rebozan con pan rallado tradicional muy fino, dando protagonismo al sabor de la bechamel. El jamón, por supuesto, es de bellota ibérico 100%. ¿A quién no le va a gustar una croqueta semejante?

@restauranteababol - Instagram

El restaurante se encuentra en la calle Calderón de la Barca 14, muy cerca del Museo de Albacete, y ofrece diferentes opciones, de menú y a la carta. Es recomendable reservar.

Cosas que hacer en Albacete cuando no estés comiendo croquetas

La estación Albacete-Los Llanos está a tan solo 1 h 30’ de Madrid y tiene servicios de AVE, larga y media distancia. Llegar es fácil y desde allí se pueden visitar los lugares más interesantes de la ciudad a pie, porque todo está bastante cerca.

Caballero n.º 1 de los Villares
Museo de Albacete

Un buen punto de partida es el ya comentado Museo de Albacete. La entrada es gratuita y alberga en su interior diversas salas de exposición permanente que van, desde la arqueología prehistórica de la provincia, hasta las obras de arte realizadas en el siglo XX, con muchas piezas importantes, como la escultura ibérica Caballero n.º 1 de los Villares, del siglo V a.C.

El museo está dentro del parque Abelardo Sánchez, el mayor espacio verde de la ciudad, por donde caminando entre fuentes, esculturas y árboles, llegaremos a la conocida como Calle Ancha. Una vía con solera en la que se puede ir de tiendas y de tapas, mientras se admiran sus edificios emblemáticos.

Un imprescindible en este paseo es el pasaje de Lodares, del arquitecto Buenaventura Ferrando Castells, declarado Bien de Interés Cultural y considerado como una de las calles más bonitas de España. Una galería comercial y residencial al más puro estilo italiano, de las pocas que se conservan en España. En concreto solo quedan tres: esta, el pasaje de Gutiérrez de Valladolid y el pasaje del Ciclón de Zaragoza.

Catedral San Juan Albacete
Berho - Pixabay

Tampoco podemos irnos de Albacete sin conocer la Catedral de San Juan Bautista, con más de cuatro siglos de historia y descansar un rato en la plaza del Altozano, con sus terrazas y el Monumento al cuchillero. Por cierto, los amantes de estos afilados instrumentos encontrarán en el Museo Municipal de la Cuchillería la mayor exposición de cuchillos, navajas y tijeras de España

Por último, si nos quedamos a dormir, en Albacete hay alternativas para todos los precios y gustos. Una muy buena es pasar la noche en El Gran Hotel Albacete, un referente en la ciudad con más de 100 años en funcionamiento. En pleno centro y con una fachada que enamora.

En definitiva, en el Nueva York de la Mancha encontramos de todo: ocio, cultura, historia, gastronomía, belleza… ¿Se puede pedir más? Ah sí, ¡más croquetas!

Portada  | Berho - Pixabay

Temas
Inicio