Compartir
Publicidad

Boñigas de vaca en la India o la vaca como animal sagrado

Boñigas de vaca en la India o la vaca como animal sagrado
2 Comentarios
Publicidad

Residencias como Chimp Heaven empiezan a proliferar por todo el mundo y con otras clases de animales, como la reserva de Sundarbans, una isla del Golfo de Bengala en la que los tigres disfrutan de una jubilación con todos los gastos pagados en un hábitat natural de 45 hectáreas provisto de un equipo de veterinarios y cuidadores. O El Arca de Enrimir, en la localidad argentina de Concordia, una reserva zoológica y granja educativa abierta al público.

En la región india de Kerala, donde el elefante es un animal sagrado, existe el más importante geriátrico para elefantes, una residencia con una capacidad para 30 individuos promovida por el Departamento de Vida Silvestre. Pero también hay países enteros que funcionan como paraísos celestiales para ciertos animales, como es el caso de la India, donde sus habitantes son capaces de morir de hambre antes que hincarle el diente a una vaca.

Esta actitud reverencial la desgrana con gran detalle el antropólogo Marvin Harris en su libro Vacas, cerdos, guerras y brujas:

El amor a las vacas afecta a la vida de muchas maneras. Los funcionarios del gobierno mantienen asilos para vacas en los que los propietarios pueden alojar sus animales secos y decrépitos sin gasto alguno. En Madras, la policía reúne el ganado extraviado que está enfermo y lo cuida hasta que recupera la salud, permitiéndole pastar en pequeños campos adyacentes a la estación de ferrocarril. Los agricultores consideran a sus vacas como miembros de la familia, las adornan con guirnaldas y borlas, rezan por ellas cuando se ponen enfermas y llaman a sus vecinos y a un sacerdote para celebrar el nacimiento de un nuevo becerro. En toda la India los hindúes cuelgan en sus paredes calendarios que representan a mujeres jóvenes, hermosas y enjoyadas, que tienen cuerpos de grandes vacas blancas y gordas. La leche mana de las ubres de estas diosas, mitad mujeres, mitad cebúes.

La boñiga de vaca cumple por lo menos otra función importante. Mezclada con agua, se convierte en una pasta utilizada como material para recubrir el suelo del hogar. Untada sobre el suelo de tierra y dejándola endurecer hasta que se convierte en una superficie lisa, impide la formación de polvo y puede limpiarse con una escoba.

Como los excrementos tienen tantas propiedades útiles, se recoge con cuidado hasta el último residuo de boñiga. En las ciudades, por ejemplo, las castas de los barrenderos monopolizan la boñiga depositada por animales extraviados y se ganan la vida vendiéndola a las amas de casa.

Así de importantes son las vacas en la India. Y también sus boñigas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio