Compartir
Publicidad
Publicidad

Basílica de la Santa Sangre: Un rincón espiritual y mágico de Brujas

Basílica de la Santa Sangre: Un rincón espiritual y mágico de Brujas
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No descubriré nada nuevo si digo que la ciudad de Brujas en Bélgica es posiblemente una de las más hermosas del Europa. Personalmente cuando la visité hace años hubo un lugar que particularmente me sorprendió: La Basílica de la Santa Sangre, un rincón espiritual y mágico.

Cuando uno se encuentra en la plaza de Burg frente al majestuoso edificio del ayuntamiento, jamás se imaginaría que en la esquina trasera y tras una pequeña fachada decorada con esculturas doradas de caballeros custodios, se encuentran dos capillas en una de las cuales se salvaguarda una reliquia que contiene la Sangre de Cristo.

Aunque algunos de los turistas puedan no ser creyentes, la magia y la espiritualidad que desprende el lugar es innegable y su belleza arquitectónica se funde con este ambiente de quietud. La capilla inferior, que se llama de San Basilio, es la única iglesia románica de Flandes Occidental.

La simplicidad de santo lugar, el silencio, sus arcos interiores, la presencia simbólica del Pelícano y la ténue luz anaranjada, nos sumerge en el ambiente sin filtros.

La capilla data de la primera mitad del siglo XII y fue construida por Diederik, el conde de Alsacia (1128-1168) y dedicada a San Basilio el Grande para albergar una reliquia del teólogo griego (d.379) que se trajo de Cesarea durante las Cruzadas.

La vox populi, cuenta que esta basílica fue construída para albergar la reliquia de la Sangre de Cristo, traída de Tierra Santa de regreso de la segunda cruzada.

La capilla superior, cubierta por murales y abierta al exterior por vitriales, incluye un telón de fondo del altar de colores brillantes, que representa la Trinidad y escenas relativas a la reliquia de la Santa Sangre.

Esta capilla data del siglo XV y que fue remodelada en estilo neogótico en el siglo XIX. La reliquia se encuentra en el interior de un frasco de cristal de roca, colocada dentro de un cilindro pequeño de vidrio, con una corona de oro en cada extremo.

En la parte superior podemos acceder a un pequeño museo donde podremos contemplar el relicario de la Santa Sangre (1617) en el que se coloca la reliquia durante la procesión anual.

Cada sábado y creo que también los viernes, en la capilla superior tiene lugar un acto de veneración de la reliquia. Durante un instante podremos acercanos y tocar el delicado frasco, frente a la atenta mirada de la persona encargada de protegerlo.

Imagen | Víctor Alonso En Diario del viajero | Curiosidades de Flandes En Diario del viajero | Romántico canal en Brujas. Tus fotos de viaje

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio