Compartir
Publicidad

El Museo Van Gogh de Ámsterdam

El Museo Van Gogh de Ámsterdam
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pequeño gran Museo Van Gogh es una visita muy recomendable, diría que obligada, si viajamos a Ámsterdam, pues nos vamos a encontrar frente a frente con obras artísticas que son iconos de toda una época. Y ello sin salirnos de la producción de un solo autor, uno de los mayores pintores que ha dado la historia del arte.

El Museo Van Gogh se sitúa en la rica zona de museos, la Museumplein, y se ha convertido en la más visitada de todas las pinacotecas de Ámsterdam, con 13 millones de entradas anuales. Contiene la mayor colección de obras de Vincent Van Gogh, además de una gran selección de obras de arte de otros pintores y escultores del siglo XIX en la última planta.

Es un Museo amplio y muy agradable de visitar, no es demasiado extenso, con lo que es apto para los menos aficionados a encerrarse en un museo y también para los que se asusten ante los inmensos museos difíciles de ver en poco tiempo.

A pesar de las colas para visitarlo, en su interior no experimenté en ningún momento sensación de muchedumbre, como por ejemplo sí he vivido en el Louvre siempre que he ido. Se puede disfrutar de cada cuadro con tranquilidad. Es debido a que las instalaciones del Van Gogh son amplias y el público discurre muy fluidamente por sus salas.

La colección permanente se exhibe en el edificio principal. En el ala de exposiciones, un moderno edificio anexo, diseño del japonés Kisho Kurokawa, se acogen muestras temporales sobre arte del XIX, aunque cuando estuve esta nueva ala no estaba abierta.

La exposición permanente está organizada cronológicamente, lo cual facilita el recorrido por la vida del autor, desde su época holandesa hasta el colorido de sus años franceses, cuando se relacionó con Gaugin o Tolouse-Lautrec. Viajaremos por su etapa holandesa (1880-85), parisina (1886-88), la de Arlés (1888-89), Saint-Rémy (1889-90) y Auvers-Sur-Oise (1990). Aquí encontramos un recorrido por los distintos periodos.

Girasoles Van Gogh

Disfrutaremos de obras tan deliciosas como "Girasoles", "La casa amarilla", "El dormitorio", los "Campos de trigo", alguno de sus "Autorretratos"...

En el Museo existen distintas maneras para encontrar información sobre el museo y su colección. En muchos lugares existen textos de sala y carteles en neerlandés e inglés con información sobre el cuadro correspondientes, el artista y su época. Pero en el mostrador de información podemos coger un folleto en español con un plano y una breve biografía de Van Gogh que nos ayuda a hacer el seguimiento cronológico de su obra.

También existe la posibilidad de alquilar una audioguía que también se ofrece en varios idiomas, entre ellos el castellano, o de solicitar visitas guiadas para grupos.

En el Museo no se permite hacer fotos, hacer tomas con vídeo o película o hacer grabaciones de sonido. Es obligatorio depositar las mochilas y los paraguas (más que probables compañeros en nuestra visita a Ámsterdam) en el guardarropa.

Y una última recomendación: hay que pasearse por la estupenda tienda del Museo. Seguro que algún recuerdo de este artista nos acompañará de vuelta a casa. Encontramos desde los típicos imanes de nevera a corbatas estampadas con los girasoles para los más atrevidos.

La entrada a este museo cuesta, en el momento de escribir estas líneas, 12'50 euros. Se puede llegar fácilmente con transporte público (tranvías 2, 3, 5 y 12, y autobuses 170, 171 y 172), aunque como siempre recomiendo para Ámsterdam, lo mejor es pasear. Existen facilidades de acceso para las personas inválidas y cochecitos de bebés.

Sitio Oficial | Van Gogh Museum En Diario del viajero | El Museo de la Iglesia clandestina del ático, Hemos estado: Amsterdam

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos