Publicidad

Museo Carmen Thyssen de Málaga

Museo Carmen Thyssen de Málaga
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Este fin de semana hemos podido visitar el flamante Museo Carmen Thyssen en la ciudad de Málaga. Un museo dedicado a la pintura española de los siglos XIX y comienzos del XX, con grandes ejemplos de estilos tan en boga en aquellos tiempos como el costumbrismo y el romanticismo. Tiene, además, una pequeña muestra de grandes maestros de siglos anteriores, que vale una visita por si misma.

La última semana de marzo, España vivió un frenesí de inauguraciones que visto de afuera puede no entenderse (lo explicaré rápidamente al final). Dentro de ese "operativo contra reloj", abrió sus puertas el Museo Carmen Thyssen en pleno centro de Málaga. A metros de la céntrica Plaza de la Constitución, al lado del famoso Liceo y entre las bellas iglesias del Sagrado Corazón y del Santo Cristo de la Salud.

Demos una vuelta por allí:

Museo Carmen Thyssen: el edificio

Museo Thyssen Malaga

El nuevo museo malagueño ocupa todo el espacio del antiguo Palacio de Villalón (s.XVI) con un un anexo contemporáneo perfectamente integrado al edificio original.

En realidad, del Palacio Villalón poco quedaba hasta hace unos 3 años aproximadamente. La falta de mantenimiento, el paso del tiempo y las intervenciones privadas habían transfornado su estructura y ocultado sus valores arquitectónicos. Sólo estaba en pie la magnífica fachada renacentista aunque travestida para conseguir disfrazarlo en un frente comercial a la usanza de los años 70.

Antes de eso, había estado abandonado durante generaciones y estuvo a punto de ser declarado "ruina" debido a su estado antes de la intervención para salvarlo. El trabajo de restauración, casi diría de "reconstrucción" ha vuelto a traernos su figura típica de esos palacetes. Durante las obras, por ejemplo, se descubrió un maravilloso techo artesonado de madera en la que fuera la sala principal del Palacio, oculto debajo de varias capas de escayola.

Después de atravesar una hermosa puerta de madera labrada y superado el lugar donde hoy se encuentra la taquilla y la entrega de audioguías a la izquierda, y el acceso a la tienda a la derecha, pasamos de lleno a vivir el ambiente andaluz en un patio típico reinterpretado con un lenguaje sobrio de piedra amarilla, arcos, y flores. Las dos plantas superiores balconean sobre él y un pasillo de varandas de madera lo rodea. El patio hoy está cubierto por una cúpula de cristal que deja ver las agujas de la vecina Iglesia del Sagrado Corazón.

museo Thyssen Malaga

Atravesándolo, accedemos al anexo moderno donde se ubica el grueso de las salas expositivas y los servicios. Con un manejo absolutamente contemporáneo, de líneas simples en las salas y suaves curvas en las áreas de servicios, este anexo cumple sus labores sin mas aspiraciones de protagonismo. En cada planta encontrarás baños y una simple escalera une los distintos niveles del edificio, además de un moderno y amplísimo ascensor.

En la segunda planta hay un bar con una pequeña terraza. Al momento de visitar el museo, el acceso estaba cerrado a estas zonas por no estar en funciones aún. Si bien el bar estuvo abierto los primeros días con servicio externo, parece que fue mas bien una escenificación "para la foto", porque hoy en día el museo no tiene servicio de restauración ni fecha para tenerlo. Una pena, sin dudas porque el entorno garantizaría disfrutar de un momento de concentración y relax que siempre se agradece, además de extender la visita.

Por lo demás, el edificio es absolutamente accesible para personas con problemas de discapacidad motora; se permite la entrada con perros lazarillo, y poco mas. En las salas no hay información adaptada a ciegos, ni guías disponibles para ellos. En el caso de las personas con dificultad para escuchar, como no sea subiendo el volumen de la audioguía, no se ofrecen otras formas disponibles hoy gracias a las tecnologías adaptadas. Nadie supo darme información sobre si existen intérpretes para personas con discapacidad o servicios adaptados para estos casos.

Museo Carmen Thyssen: la colección

Museo Thyssen Málaga

Al encender la audioguía escucharás a la propia dueña del museo, Carmen Thyssen, contándote que la colección expuesta procede de la de su familia materna, ya que su padre parece haber sido un exitoso coleccionista. El fondo del museo incluye pintura española del siglo XIX y principios del XX y nos muestra un período en que las imágenes anclan los tópicos de una España que era descubierta por los extranjeros.

Hermosos ejemplos de costumbrismo en el primer nivel y de romanticismo en los dos siguientes, que sirvieron para retratar la sociedad y los paisajes españoles. Una gran proporción pinta a Andalucía, y hay una especial visión de Sevilla y Málaga por lo que las obras calan fácilmente en el gusto tanto de visitantes locales como extranjeros. Sin embargo no faltan ejemplos de otros rincones españoles: Bilbao, Barcelona, escenarios extreemeños o valencianos.

Los enormes ojos negros de las mujeres de Julio Romero de Torres; el detalle y la fuerza conque Marià Fortuny muestra a matadores y toros; las luces y reflejos del Puerto de Málaga a través de Guillermo Gómez Gil y mucho mas. Imágenes que en muchas ocasiones se producían al gusto de los extranjeros como los ejemplos de José y Joaquín Domínguez Becquer (tío y padre del escritor Gustavo Adolfo) que pusieron en marcha una empresa familiar para que cada visitante se llevara su "Giralda" bajo el brazo.

Museo Thyssen Malaga

Sin embargo, la riqueza de esta colección, además del valor económico, es la de retratar una sociedad y sus costumbres populares de una época que no se conoce mucho y que sólo adivinamos por la herencia que ha dejado. Un período histórico convulso y cambiante que, sin embargo, se retrata a través de sus gentes y su vida diaria.

Nos enteramos de las formas del cortejo andaluz o de la huerta valenciana: un hombre con sus mejores galas, sobre su caballo, ganándose a la dama a través de la reja de una ventana; o escondido entre las adelfas esperando que ella recoja al alba las flores que le dejara en la puerta de su casa humilde de campo. Los avatares de los hombres de mar en plena tormenta para poder regresar al Puerto de Cádiz. El luto y la fiesta. La luz y la sombra. Semana Santa y baile de gitanos. La vida misma a través del trazo de artistas españoles.

Entre las obras, encontramos nombres tan conocidos como Zurbarán, Zuloaga o Sorolla justamente rodeados de Genaro Pérez Villamil, Rafael Bejumea, Raimundo Madrazo, Beruete o Emilio Sánchez-Perrier. En la segunda planta nos mira fijamente "Julia", la florista de las Ramblas que pasaría de modelo a esposa de Ramón Casas i Carbó y en esa mirada se resume una época.

Merece un aparte una sala independiente en la segunda planta, en el edificio principal del Palacio: los Maestros Antiguos. Una sala escasa en obras, pero repleta de calidad. Un enorme Cristo tallado (s.XIII) te acompaña desde lo alto del muro, junto a él dos ángeles de barro esmaltado del s.XVI, una Madonna medieval de tamaño natural, algunos pequeños lienzos y la Santa Marina, de Francisco de Zurbarán (1640) que desde la oscuridad te asombra con los matices de su piel clara en un dramático contraste de luces y sombras del mas puro barrroco español.

En definitiva, una colección que al inicio parece llena de tópicos y lugares comunes, y que poco a poco, si tienes la información completa, se va descubriendo como una crónica incisiva de la sociedad pasada. Más allá de la pintura de nombres muy conocidos, mi consejo es que tomes la audioguía ya que en la descripción de detalles y anécdotas vas descubriendo el verdadero valor testimonial de la obra, y entonces no corres el riesgo de pasar por delante de ella como si fuera un simple exhibidor de postales.

Museo Carmen Thyssen: dónde, cómo, cuánto

El Museo Carmen Thyssen se ubica en la calle Compañía, a escasos metros de la Plaza de la Constitución. En una zona que se extiende desde ella hacia el río, y está viviendo una profunda revitalización con nuevos hoteles, edificios restaurados y mucha vida.

Abre de martes a domingos, de 10 a 20 horas. La entrada cuesta 6 euros y los mayores de 65 años, estudiantes menores de 26 años y familias numerosas pagan sólo 3,5 euros.

Las audioguías cuestan 3 euros y están disponibles en español e inglés. Y existe, como no, una tienda con merchandising variopinto. Allí venden una guía bastante completa de la colección del museo por 12 euros.

Si vas en coche, lo ideal es dejarlo en un parking ya que esta zona es casi íntegramente peatonal (4,5 euros por 2 horas y media). Los más cercanos son los de Camas y Arriola que, además, te darán la oportunidad de asomarte a otra de las perlas que la ciudad de Málaga ha rescatado: el Mercado Central. Pero ésa será otra visita.

Nota: El próximo mes de mayo habrá elecciones parciales en España. La normativa electoral prohibe a los gobernantes hacer inauguraciones ni presentaciones de obras durante el período de campaña electoral, dado que pueden interpretarse como un intento de ganar el favor del electorado hacia su partido. Pues bien, el plazo del período de campaña se inició el pasado lunes 28 de marzo con la convocatoria oficial a elecciones, por lo que los últimos días se ha vivido una carrera frenética para cortar cintas a todo lo largo y ancho de España. Muchos museos, carreteras, hospitales a medio terminar, puentes en obra, y demás, llevarán una placa con la misma fecha de inauguración: antes del 28 de marzo del 2011.

Fotos | María Victoria Rodríguez En Diario del Viajero | Grandes museos: National Gallery, Londres

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir