Compartir
Publicidad

Evento ScotlandBCN para conocer el Año de la Escocia Natural

Evento ScotlandBCN para conocer el Año de la Escocia Natural
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado jueves 25 de abril tuvieron la gentileza de invitarme al ScotlandBCN (en In Gracia, Barcelona) a fin de conocer la reapertura de la ruta Barcelona-Glasgow de Jet2, así como los detalles del Año de la Escocia Natural 2013. Una región que ya conozco, tanto su capital, Edimburgo, como toda la parte norte, desde Inverness hasta la isla de Skye, pero que, tras el evento, los vídeos, los datos y la gastronomía que nos dejaron probar, me nació de nuevo la necesidad de visitarla.

Al llegar, nos recibieron con dos gaiteros apostados en la puerta, y posteriormente pudimos echar unos tragos de whisky escocés Glengoyne. Como no era el momento procesal oportuno para trincarme un whiskazo, opté por un combinado mucho más rebajado: quería mantener la verticalidad durante la presentación, ya sabéis, y lo de beber sin comer nada me deja K.O. en pocos segundos.

La presentación fue sucinta y más orientada a presentarnos unos vídeos explicativos, lo cual dejó en el ambiente cierta necesidad de algo más… pero comprendo que tampoco era apropiado desbordar al personal con una charla de dos horas. Eso sí: contemplando el vídeo de Escocia, me dieron ganas de calzarme unas botas camperas, un casco vikingo… y ancha es Castilla.

foot
Los paisajes escoceses son tan verdes, tan químicamente puros, tan sintéticos que, en efecto, parecen el decorado de alguna película de Disney (no en vano, ha sido y es plató de rodaje natural para muchas películas, desde Harry Potter hasta la reciente El atlas de las nubes). Y qué decir de los acantilados: al más pintado, al asomarse al borde, se le proyectan los ojos fuera de la cara de esa forma tan elástica y protusiva tan de dibujos animados.

Por ello no es extraño que el 2013 haya sido designado el Año de la Escocia Natural, evento en el que se celebra lo verde, natural y biodiversa que es esta región. Entre otras experiencias, en Glasgow podemos observar las estrellas en el Jardín Botánico, montar en un carro tirado por caballos, atravesar en mountain bike los bosques del impresionante Pollock Country Park u observar el salmón y la trucha común en el río Kelvin. También hay especial concienciación para ofrecer productos orgánicos y locales, con el afán de que exista el menor impacto medioambiental.

En la presentación también nos ofrecieron algunas pinceladas de Glasgow, la ciudad de mayor tamaño de Escocia y, según la UNESCO, Ciudad de la Música. Según The New York Times, Glasgow se sitúa en el número 12 de su lista de 45 “destinos turísticos que nadie puede perderse”. Además, actualmente Glasgow están en plena preparación para ser la anfitriona de los Juegos de la Commonwealth de 2014, en los que participarán 6.5000 atletas de 71 naciones.

Para descubrir todas estas bondades, una responsable de la compañía área Jet2 nos habló de las características de la reapertura de la ruta Barcelona-Glasgow. Cabe destacar que, a pesar de que los bajos precios, la aerolínea ofrece ventajas para sobresalir frente a las opciones lowcost, como por ejemplo la posibilidad de reservar sitio en el avión, lo cual nos evitará empezar a hacer cola horas antes de la apertura del embarque.

Tras la presentación, entonces pudimos probar una serie de especialidades gastronómicas escocesas, entre las que destaco el sempiterno haggis (su descripción da un poco de repelús, pero no deja de ser una especie de morcilla muy especiada, como os expliqué en Comiendo deshechos cárnicos con especias envueltos en estómago de oveja) y, sobre todo, probamos (más de una vez) el pastel de salmón. Aún pienso en él, lo juro.

Fotos | Sergio Parra En Diario del Viajero | Círculos de piedra en Stenness, Islas Orcadas, Escocia | Rincones Frikis de Escocia (y no tan frikis): Haciendo la maleta | Los festivales que no puedes perderte en Escocia el 2010

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio