Compartir
Publicidad

Paisley Park, la casa de Prince, se ha convertido en un museo que puedes visitar

Paisley Park, la casa de Prince, se ha convertido en un museo que puedes visitar
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los amantes de la música tienen varios lugares que deben visitar si se acercan a ciudades concretas. En París, es inevitable acercarse al cementerio Père Lachaise a visitar la tumba de Jim Morrison; en Memphis, la parada obligatoria es Graceland, la casa de Elvis Presley, y en los últimos meses ha surgido un nuevo lugar de peregrinación para fans en Estados Unidos, en el estado de Minnesota: la casa-estudio de grabación de Prince.

Paisley Park está en Chanhassen, a unos 32 kilómetros de Minneápolis, ciudad natal de Prince, y fue construido a mediados de los 80 como un complejo de residencia y estudio de grabación, aprovechando el gran éxito de 'Purple Rain'. El músico, fallecido el pasado mes de abril, grabó allí discos como 'Lovesexy', 'Batman', 'Diamonds and pearls' y 'Sign o' the times', un álbum del que se cumplen 30 años de su publicación en 2017.

El año de celebración de Prince

Por eso, el año que viene, Paisley Park va a celebrar, en abril, un evento llamado Celebration 2017, cuatro días de conciertos y recorridos por la propiedad que, sin embargo, no estarán al alcance de todo el mundo, pues el precio de la entrada general es de unos 500 euros. Quienes no quieran gastarse todo ese dinero, pero prefieran visitar el complejo en otro momento, hay visitas guiadas desde 38,5 dólares, de las que el Washington Post publicó recientemente una crónica de todo lo que los fans podían ver en la casa.

Paisleypark2

Durante algo más de una hora, los visitantes pueden ver la planta principal de Paisley Park, el estudio de grabación, la sala de conciertos donde Prince preparaba sus giras, salas de ensayo y el NPG Music Club, una estancia donde el cantante celebraba fiestas y eventos privados. El museo recoge también vestuario, guitarras y accesorios diversos que Prince utilizó en sus vídeos musicales y en sus conciertos.

El Príncipe de Minneápolis dejó, al parecer, instrucciones de cómo convertir Paisley Park en un museo a su muerte, y éstas se han seguido para abrirla al público como tal. Minnesota no está, precisamente, en las rutas turísticas habituales de Estados Unidos, pero es un nuevo lugar marcado en rojo para mitómanos de la música.

Imagen | Twitter oficial Paisley Park
En Diario del Viajero | Minneapolis-St. Paul, las ciudades gemelas

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio