Compartir
Publicidad
Publicidad

Pronto una razón más para ir a Nueva Zelanda: encuentran la octava (y perdida) maravilla del mundo

Pronto una razón más para ir a Nueva Zelanda: encuentran la octava (y perdida) maravilla del mundo
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy nos vamos a dedicar a un post un poco viejuno, pero que viene a raíz de una noticia que nos alegra sobremanera, porque nos da una razón más para visitar Nueva Zelanda, ya que acaban de encontrar la octava (y perdida) maravilla del mundo. Hablamos de las Terrazas Rosas y Blancas del Lago Rotomahana. Existieron, se disfrutaron y un volcán las escondió pero no para siempre.

En 1880 eran la gran atracción turística de Nueva Zelanda, país bastante inaccesible entonces, lo que ampliaba la leyenda de una maravilla natural que asombraba a propios y extraños por su impacto visual, pero el Monte Tarawera decidió con su erupción en 1886 modificar el paisaje totalmente y hacerlas desaparecer... hasta que han encontrado su ubicación exacta ahora.

Pink Terrace

Estas maravillas naturales se formaron debido a grandes cantidades de bicarbonato de calcio que fueron arrastradas por agua caliente. Posteriormente, el bicarbonato se precipitaría en forma de carbonato cálcico creando así extensas capas de caliza y travertino que se convertían en unas terrazas perfectas de tonos blancos y rosas que acababan en el lago Rotomahana. Efectivamente, y supongo que todos lo estaréis pensando, guardan una gran similitud con Pamukkale, en Turquía.

Un grupo de investigadores asegura ahora que están sumergidas bajo una gran capa de lodo y ceniza junto al Lago Rotohomana y que gracias al estudio de los diarios de campo del geólogo Ferdinand von Hockstette, encontrados en 2010, y que mostraban la ubicación más precisa hasta ahora encontrada de las Terrazas. Esos datos, superpuestos con planos del estado actual de la zona les permiten afirmar que no están bajo el lago como se creía, sino en una de las orillas y ya han obtenido permisos para empezar a excavar. Una gran noticia que nos tiene a todos un poco expectantes, porque sería volver a disfrutar de un espacio natural hasta ahora sólo conocido por las maravillosas ilustraciones de Blomfield, entre otras.

Imágenes | Charles Blomfield, propiedad de la Aukland Art Gallery
En Diario del Viajero | Te damos 15 razones para visitar Nueva Zelanda
En Diario del Viajero | Pamukkale: un castillo de algodón en el interior de Turquía

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos