Compartir
Publicidad

Visitando a los zombis de '[REC] 3' en La Selva del Miedo, lo nuevo de PortAventura

Visitando a los zombis de '[REC] 3' en La Selva del Miedo, lo nuevo de PortAventura
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sabemos de buena tinta que muchos de vosotros, además de interesaros por los museos, catedrales y restaurantes de postín de vuestros próximos destinos turísticos, también sois aficionados a los parques temáticos. Por ello, desde Diario del Viajero queremos presentaros la gran novedad del que quizá sea el parque temático más importante de España: PortAventura. Una novedad terrorífica que, por cierto, hemos probado en nuestras propias carnes. Así de valientes somos.

El pasado 27 de octubre de 2012, PortAventura convocó una rueda de prensa, a la que tuvo la gentileza de invitar a Diario del Viajero, para presentar una de sus nuevas atracciones estrella para Hallowen: La selva del miedo. Después de decidir quién de nosotros se lo pasaría bomba sacrificaría en la nueva atracción, me tocó a mí la pajita más corta. Y, en fin, me sacrifiqué de lo lindo.

Definir La selva del miedo como un simple pasaje del terror sería quedarnos cortos. A los consabidos sustos, ambiente tenebroso, efectos de sonido y actores caracterizados como los monstruos de nuestras peores pesadillas, ahora a La selva del misterio se le ha añadido un tramo inspirado en las escalofriantes escenas de la película REC 3: Génesis. Es decir, zombis, zombis y más zombis (o infectados, si somos precisos). Y la novia sangrienta esgrimiendo una sierra mecánica, por supuesto.

Así pues, tras la rueda de prensa en la que Julio Fernández, productor de la saga REC, y Gianfranco Bollini, director artístico de Port Aventura, nos contaron las particularidades de adaptar una película de terror española a una atracción de parque temático (siendo ésta la primera vez que se hace algo así), los periodistas que habíamos comparecido (unos 150), hicimos de tripas corazón, y nos dirigimos hacia la entrada de La selva del miedo. En un día de frío y viento huracanado que parecía el preludio de lo que nos esperaba. Además, como ya sabréis, PortAventura cambia su aspecto por completo en estas fechas cercanas a Halloween, lo cual añadía un toque sobrecogedor a toda la experiencia. (Por ejemplo, el parque ha cultivado más de 12.000 calabazas de 10 variedades para decorar diferentes áreas, y también se pueden atisbar arañas gigantes corriendo por las paredes).

El recorrido La selva del miedo, que tiene una duración de 20 minutos, se lleva a cabo en el área temática de Polynesia, en los alrededores y el interior de la atracción Sea Odissey. Es el pasaje del terror más largo de Europa. Y en algunos instantes, os lo garantizo, consiguen que te olvides de que estás en una atracción de PortAventura rodeado de actores caracterizados (hay más de 55), y de que los chillidos de los demás tienen un origen más hilarante o nervioso que de terror fidedigno.

Especialmente reseñable es el tramo final del recorrido, en el que se abandona los angostos y oscuros caminos de los que, en cada recodo, se espera una amenaza para andar libremente por la gran extensión de un cementerio bien iluminado. Casi como una playa terrorífica. Y al fondo, zombis avanzando con paso ranqueante e inexorable.

En definitiva, fue una experiencia adrenalínica. Durante unos instantes, incluso consiguieron que me planteara el juego de la supervivencia consistente en la dicotomía anteponer tu vida a la de los demás o salvar el pescuezo, de refugiarte en tus compañeros o protegerlos, evaluando continuamente si quería pasar a la historia como un héroe muerto o un cobarde vivo. Como si, entre las amenazas de Freddy Krugger o el fulano con la motosierra, en mitad de tinieblas y risas endiabladas, se pusiera en funcionamiento esa teoría del altruismo basada en el grado de parentesco genético que J. B. S. Haldane explicaba con un punto de sorna al afirmar que él “daría su vida por dos hermanos o por ocho primos”.

No voy a desvelar aquí qué postura moral acabé tomando (tengo una reputación que mantener). Pero sí he de reconocer que me lo pasé teta, y que el corazón casi se me sale por la boca. Sobre todo cuando un zombi, como aparecido de la nada, se me puso justo al lado y me gruñó en la oreja.

Pero no es ésta la única novedad en PorAventura: también cuenta con un nuevo pasaje del terror, La maldición del Fuego, además de 4 nuevos espectáculos: Mystery Resurrection, Bandarra Street Orkestra, Sésamo Aventura especial Halloween y Templo de Fuego: la maldición maya.

Todavía recuperando el resuello tras sobrevivir a La selva del miedo, se celebró una cena en el restaurante Racó de Mar, mientras contemplábamos la Halloween Parade, frente al restaurante.

Lamentablemente tan solo podréis disfrutar de la experiencia de REC 3 durante los próximos 20 días, así que daos prisa en visitar el parque. No os arrepentiréis... muhahahaha.

En Diario del Viajero | Halloween en los parques temáticos | SésamoAventura, nueva área familiar en PortAventura

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos