Compartir
Publicidad
El Bath de Jane Austen a los 200 años de su muerte
Recomendaciones de la casa

El Bath de Jane Austen a los 200 años de su muerte

Publicidad
Publicidad

Oh, ¿Quién podría cansarse alguna vez de Bath?

Vamos a ponernos algo literarios porque hay ocasiones que bien lo merecen. Una de las muchas maneras de conocer un lugar puede ser a través de lo que nos han ido contando los libros o la vida de sus propios autores. La maravillosa ciudad de Bath, patrimonio de la humanidad, es la ciudad de las termas romanas, peor ante todo es la ciudad de Jane Austen y ahora la visitamos a los 200 años de su muerte.

Pasear por sus calles es sentirse continuamente en una de las dos novelas que están ambientadas allí. Hay tours temáticos y lugares que aparecen en sus novelas. Mención propia merece el centro en el que se recuerda su vida personal y literaria. Bath es una delicia para todo aquel que quiera historia y novela.

The Roman Baths

Romanbaths

Si hay algo por lo que es famosa la ciudad de Bath es aquello que le da su nombre: las termas romanas. Hoy en día son un lugar maravilloso que te enseña lo que fue el desarrollo de la ciudad a lo largo de los siglos y el fascinante yacimiento arqueológico que supone. Su arquitectura y su utilización resulta fascinante. Con toda seguridad Jane hacia un hueco en sus estancias en Bath para "tomar las aguas" y aparece también en sus novelas y adaptaciones al cine.

Y para que veáis que está siempre presente, tenéis ahí una escena de una versión de 'Northanger Abbey', con las damas de la época en sus túnicas de baño y con el aperitivo en sus platos que van cómodamente sujetos a sus cuellos para que no se sumerjan. Además, nunca sin sombrero, desde luego. Hoy se utilizan trajes de baño, los sombreros son distintos y con total seguridad no os dejarían llevar comida, pero ya se sabe que los tiempos cambian.

Eso sí, si queréis "comer" allí siempre podéis alquilarlo para la ocasión, aunque suponemos que no tendrán precios muy módicos.

Bath Spa

Hoy en día los Roman Baths son un museo vivo de aguas calientes pero si quieres relajarte y vivir la experiencia del spa moderno tienes que visitar el Thermae Bath Spa, porque ya sabemos que el turismo en ocasiones puede resultar estresante. El baño en la terraza tiene unas vistas maravillosas.

The Pump Room

Img 9507

Por supuesto la manera que tenían de alternar las señoras de la época era tomando el té, ya fuera en los Assembly Rooms (pasaremos por ahí en breve) o yendo a The Pump Room, en el mismo edificio de las termas romanas y donde hoy en día puedes reservar tu mesa para un delicioso afternoon tea. Se construyó entre 1790 y 1795 con suntuosas columnas y una galería para los músicos. Ya que los médicos aconsejaban que se tomaran las aguas antes del desayuno, abría a las 6 de la mañana.

Fountain

Además, ya que se consideraba muy beneficioso en la época la gente acudía a tomarse la cantidad de agua del spa recomendada para mantenerse perfectos por dentro. Eran algo así como cuatro días diarios, y no debía ser agradable porque no sabe precisamente muy bien. Hoy en día puedes probarla directamente de una fuente decorativa del siglo XIX, que no hace que sepa mejor.

The Assembly Rooms

Img 9499

Los Assembly Rooms de Bath era el lugar en el que se celebraban los bailes y se desarrollaba la vida social de la parte alta de la ciudad en tiempos Georgianos. Diseñados por John Wood el joven se construyeron en 1769 e incluían el salón de baile más grande de la época, de 32 metros, el Octágono, una habitación para jugar a las cartas y un salón de té. Se celebraban bailes una vez a la semana y tenía su propio maestro de ceremonias.

Ball Room

Aparece nombrada en dos de sus obras: 'Northanger Abbey' y 'Persuasión', las dos novelas que desarrollan su trama en Bath. Era el lugar prefecto al que acudir a un baile y aún hoy en día puedes alquilarlo para eventos privados. Los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial lo dejaron bastante dañado pero ha recuperado su gloria inicial.

The Royal Crescent

Img 9491

Una de las (muchas) joyas de la arquitectura de la Regencia de Bath es The Royal Crescent, un sorprendente set de edificios construidos en una colina de manera circular. Es una gran curva de 30 casas, mucho más sencilla que The Circus y que como toda decoración tiene columnas jónicas. Si visitas la ciudad en un día de sol puedes optar por hacer un maravilloso picnic en Royal Victoria Park y sentirte como uno de los personajes de Jane Austen.

Incluso si quieres hacer especial la experiencia puedes alojarte en The Royal Crescent Hotel, un hotel de 5 estrellas que se encuentra en el centro mismo de la edificación, y que te ofrecerá todos los lujos en la acomodación y en el comer. Aunque la opción más asequible a todos los bolsillos es visitar el número 1 y descubrir cómo era una casa de la época.

Jane Austen Center

Jane

Visita obligada decíamos que es el Jane Austen Centre, ese edificio en el que se celebra su vida y sus obras. Jane hizo dos visitas largas a Bath a finales del siglo XVIII y entre 1801 y 1809 estuvo viviendo allí permanentemente, aunque secretamente nunca le gustó demasiado. Quizás esa vida social que era tan extendida allí era lo que la agobiaba más.

Img 9478

A lo largo de un par de plantas y con algún vídeo introductorio y fragmentos de sus adaptaciones te enseñan lo que era la vida en la época de la Regencia y la relación de Jane con Bath. Por supuesto a través del edificio te guían voluntarios perfectamente ambientados en la época, e incluso tienes la opción de pasarte por un vestidor y convertirte en una Elizabeth Bennet acompañada de un Fitzwilliam Darcy.

Real Jane

Hay dos joyas en la exhibición: una figura de cera de Jane y uno de los cinco billetes de 10 libras que tienen un mensaje secreto en homenaje a la autora. Para descubrirlo hay que armarse de paciencia y de una lupa, y aún así está complicada la cosa. La figura de cera tardaron casi tres años en realizarla y en ella colaboró un experto forense del FBI, técnicos del Madam Tussaud's y la ganadora de varios premios en Emmy y Bafta en vestuario, así que tenéis la posibilidad de mirar a la cara a la Jane Austen más real.

Imágenes | The Roman Baths, Visit Bath
En Diario del Viajero | Bath, unos baños (y mucho más) Patrimonio de la Humanidad
En Diario del Viajero | Ojo que Bath puede inaugurar la implantación de la tasa turística en el Reino Unido

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio