Compartir
Publicidad
Visitamos ‘Downton Abbey: The Exhibition’ en Nueva York y nos sentimos habitantes de la casa
Recomendaciones de la casa

Visitamos ‘Downton Abbey: The Exhibition’ en Nueva York y nos sentimos habitantes de la casa

Publicidad
Publicidad

Hace unos meses os contábamos que en Nueva York iban a inaugurar una ambiciosa exposición sobre de Downton Abbey y apovechando que me cogía por la zona fui a comprobar in-situ si cumplía todo lo que nos prometió. Pues bien, El éxito que está teniendo es tan rotundo que la han alargado hasta septiembre y os garantizo que entrar en ‘Downton Abbey: The exhibition’ es como entrar a vivir en la casa.

No falta ni un detalle. Todo lo que prometían está y durante el tiempo que tú quieras dedicarle, ya que es una visita sin tiempo y autoguiada, podrás casi oler los platos de Mrs Patmore e incluso hacer tu propia entrevista para formar parte del servicio. No han escatimado detalles y hay habitaciones recreadas a la perfección con muebles usados en la serie.

29de72df E873 41ad 996e D4c0f9407328

La visita comienza con un vídeo de bienvenida de uno de los habitantes más queridos de la casa y a partir de ahí, girar una esquina y darse cuenta que eres un invitado en la parte baja de la casa, la zona de los criados, donde trabajan y al mismo tiempo son ellos mismos en su tiempo de ocio. A la cocina de Mrs Patmore y Daisy no le falta ni un solo detalle: hasta los pucheros echan humo. Reto al fan más avezado a que encuentre las diferencias.

Ceb7eb20 7b46 44c3 8751 768f0ea85979

Embobada se queda una mírando al cuadro de campanas con las que se comunican los habitantes de arriba con los de abajo. No solo eran útiles, sino que para la serie se diseñaron con mimo y de manera muy estética. Puede parecer una tontería, pero explican que fue una gran innovación ya que los criados debían pasarse horas de pie cerca de los señores esperando ser útiles y esto permitía que estuvieran abajo y con una simple llamada aparecer raudos.

4b8138dc E389 4ea9 9742 F36c14edbe39

En la sala común los criados comen, leen, hacen sus tareas y se dedican a cotillear. En la exhibición la han reproducido exacta, no le falta detalle: El periódico que siempre leía Thomas, la máquina de coser de Baxter y la sencilla vajilla blanca que utilizan ellos para sus comidas. Los trajes son de Mr Bates y Anna.

8fc9f56a 0efb 4f40 96b6 Bf03c67e3b89

En la sala privada de Mr Carson, donde está la plata bajo llave y donde él se ocupa de anotar suministros, decantar vinos y oportos y demás, estás deseando se testigo de una de esas conversaciones que tenia con Mrs. Hughes en las que arreglaban el mundo y se cortejaban de manera muy peculiar. Tras pasar por ahí tienes la oportunidad de hacer una especie de entrevista virtual y descubrir a qué puesto podrías optar... o si no eres buena para nada.

Ea48af0a 7d8d 41e2 Aaf9 9dd8938a7ade

Una vez que terminas de explorar la parte de abajo toca subir a la zona noble: el salón es una experiencia virtual con proyecciones en las que vas viviendo los momentos claves de ‘Downton Abbey’: las alegrias, la guerra, las tristezas, bodas, amores y desamores... y los grandes momentos de la Condesa Viuda.

La mesa del Comedor está lista para que los invitados entren y se dispongan a disfrutar del banquete: el servicio dispuesto para ayudar, los estrictos protocolos en el vestir, en cómo y con quién hablar. Nada era todo lo distendido que pudiera parecer.

D3820bb8 2e05 45ba 8271 21ad871d1736

Ese mismo piso incluye la reproducción de la habitación de Lady Mary, con el tocador en el que se arreglaba con la ayuda de Anna. No podía faltar su ropa y sus joyas, ni ninguno de sus muebles. El resto de la visita a ese piso es un recorrido por los objetos realizados con todo mimo de detalles y que fueron apareciendo en la serie: cartas, sellos, documentos, libros, explicaciones de los tiempos cambiantes con ejemplos en la serie. La terrible Gran Guerra y las innovaciones como el magnetófono y el teléfono.

8ec96f3e 3ab8 4d04 8fc8 12afce399023

La última parte de la exhibición está dedicada íntegramente al vestuario original de la serie: criados y señores, galas, bodas, ropa de trabajo, de paseo, de caza o para una recepción real. Los vestidos de novia de Mary, Edith y Rose, los de Anna y Mrs Hughes. Los uniformes de Matthew y Lord Grantham. No obstante toda la exposición está salpicada de trajes que van marcando las diferencias entre unos y otros y reflejando los tiempos que cambian.

Hay cientos de cosas que hacer si vas a Nueva York, pero esta exposición bien vale un ratito de tu tiempo. Y sin aglomeraciones, que es algo muy valioso. Por cierto, están con actividades especiales por la cuenta atrás de la Royal Wedding de Harry con Meghan Markle.

Más info | Downton Abbey: The Exhibition
En Diario del Viajero | ‘Downton Abbey: The Exhibition’, la flema inglesa a la conquista de Nueva York
En Diario del Viajero | Dónde comer en Nueva York sin arruinarte

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio