Compartir
Publicidad

Descubriendo las cuevas de Eslovenia II: Pivka y la Cima Negra

Descubriendo las cuevas de Eslovenia II: Pivka y la Cima Negra
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si me gustó Postojna, la cueva de la que os hablé hace unos días cuando os comentaba mi nueva afición descubierta en Eslovenia, he de decir que Pivka es también un lugar fascinante para iniciarse en la espeleología como viajero aficionado al turismo deportivo. A unos 4 kilómetros de Postojna se encuentran las otras dos cuevas que completan Postojnska Jama: Pivka y la Cueva Negra.

Para acceder a ellas es necesario comprar otra entrada que permite entrar a ambas, cuyo precio es de 11 euros. La entrada también incluye guía y casco, y la visita dura una hora más o menos. A las cuevas se accede desde un camping y los horarios son más reducidos. Sin embargo ambas cuevas fueron las que más disfrute durante mi viaje por Eslovenia.

La cueva de Pivka

A Pivka se accede desde un barranco enorme, y sólo es visitable en determinados periodos del año. La razón de esto es que parte del recorrido se inunda por un río subterráneo también llamado Pivka. Sin embargo, el camino que se recorre cuando se dirige uno hacia la cueva es totalmente seguro y fácil.

pivka eslovenia cueva

El trayecto que recorre las distintas cámaras de Pivka fue realizado por los italianos en la Segunda Guerra Mundial, en un inútil intento de acceder hacia el Este para controlar el Mediterráneo. El Gobierno Esloveno, sin dejarse llevar por sentimientos políticos, aprovechó las galerías y lo terminó de acondicionar para que su gente y el turismo extranjero pudiesen admirar la cueva de Pivka.

Este camino transcurre por el borde del río Pivka, que es el último culpable de las estalagmitas y estalactitas que llenan la cueva. La vista del río a lo largo de la cueva es lo más espectacular de la visita, por lo que antes de entrar es conveniente preguntar cómo está de alto el río, porque si está muy bajo la visita a la cueva pierde una buena parte de su encanto.

Este espectáculo de recorrer los túneles que ha ido formando el agua alternando con los que construyeron los soldados para recorrer las distintas cavidades es lo que hace de esta cueva un lugar tan especial. Las vistas, los colores, los cambios de luz desde la penumbra a la oscuridad hacen la visita una experiencia fascinante.

La Cueva negra o Cima negra

La cueva negra de Eslovenia

Al final de la cueva de Pivka hay un pequeño túnel que permite el paso hacia la Cueva Negra también llamada Cima negra o en idioma local Gruta de Črna. Esta cueva también se visita y está incluida en el ticket de entrada a este complejo.

Si leísteis mi anterior post sabréis el por qué del color negro que le da nombre. No os preocupéis que ahora os lo recuerdo. El motivo es que el material mineral que forma las paredes de la cueva, en vez de ser de carbonato de calcio (blanco) es de carbonato de potasio (negro).

Pero el hecho de conocer el secreto de su color, no le quita en absoluto su misterio. En esta cueva se han rodado algunas escenas de películas de miedo... Y es que una cueva negra parece el hogar perfecto para alojar al rey de los vampiros. Es perfecta para los amantes del cine de terror. Por algo es la gruta más austera y escondida de las que integran este conjunto.

Y al salir...

Una vez fuera de las cuevas hay otros puntos de interés que también merecen la pena. Ejemplos de ello son el impresionante Castillo de Predjama, con su cueva para los más aventureros; la Iglesia del pueblo de Postojna; o si lo que queréis es reptar y arrastraros por los suelos tenéis la opción de visitar la cueva de Otok.

En resumen, si algún día visitáis Eslovenia, el conjunto de cuevas de Postojnska Jama, que incluye tanto la cueva de Postojna, como las que hoy os he descrito, Pivka y la Cueva Negra, es algo que no deberíais perderos. Seguramente, tras la visita os pasará lo que me pasó a mí, que os apasionará un poco más el turismo deportivo y descubriréis la afición a la espeleología.

En Diario del viajero | Descubriendo las cuevas de Eslovenia I Postojna
En Diario del viajero | Kotor, la recóndita ciudad en Montenegro

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio