Compartir
Publicidad
Publicidad

Los túneles de Cu Chi y la guerra de Vietnam

Los túneles de Cu Chi y la guerra de Vietnam
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los túneles de Cu Chi y la guerra de Vietnam se han convertido en reclamo para muchos turistas que visitan este maravilloso país del sudeste asiático. Están situados a unos 40 kilómetros al noroeste de Saigón, y hay un montón de agencias locales con las que puedes contratar esta excursión.

Ya han pasado más de 35 años desde la Guerra de Vietnam y la mayoría de vietnamitas no la vivieron o eran muy jóvenes. Por tanto, los túneles de Cu Chi son como una especie de parque temático de la lucha del Vietcong contra los invasores norteamericanos.

Los túneles de Cu Chi fueron una de las causas de la victoria del Vietcong en la guerra, pues les permitió aguantar mucho tiempo escondidos a muy pocos metros de las bases norteamericanas y practicar una guerra de guerrilla.

Historia a parte, para los viajeros es una atracción bastante curiosa, pero que puede llegar a ser muy agobiante si no vas mentalizado. La visita al complejo empieza en un búnker con el visionado de un vídeo en el que se ensalzan los valores patrióticos de Vietnam y el estilo de vida del guerrillero. En este punto te explican la historia de los túneles y te muestran un mapa de la zona.

El siguiente punto de la visita a los túneles de Cu Chi, consiste en un paseo por la selva vietnamita en la que se pueden ver los cráteres que dejaron los bombarderos B-52 estadounidenses.

También puedes ver réplicas de cómo eran los edificios y talleres utilizados por los guerrilleros del Vietcong, así como trampas y armamento de la época.

Luego se vive más o menos la escena que veis en la foto. Se trata de unas trampillas camufladas en el suelo que sirven como acceso a los túneles. Allí un soldado aparece de la nada y vuelve a desaparecer como por arte de magia. Todos los turistas pueden intentar entrar en el agujero.

A continuación toca arrastrarse por los túneles. A pesar de que los han ensanchado bastante para los turistas, puede llegar a ser una experiencia muy claustrofóbica. El que se atreva puede adentrarse en la oscuridad y gatear por túneles de 5, 15 y 25 metros. Nada recomendable para los que tengan problemas de sobrepeso o tengan pavor a los espacios cerrados.

Si tras salir de los túneles todavía tenéis ganas de guerra, podréis probar un campo de tiro en el que puedes disparar con armas de fuego y munición real. Las opciones son un M16 norteamericano o un AK-47.

Como veis, todo esto no deja de ser una especie de parque de atracciones. Los túneles de Cu Chi y la guerra de Vietnam forman parte del pasado del país, aunque puede ser una atracción para los nostálgicos y amantes de las películas de guerra.

Imagen | Fiona Thomson
En Diario del Viajero | La Catedral de Notre Dame de Ho Chi Minh City, El Templo Cao Đài de Tay Ninh, en Vietnam

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio