Sigue a Diariodelviajero

marrakech

Quienes no hayan visitado aún un país musulmán tal vez no sepan exactamente qué es una madrasa o medersa. Una madrasa es una escuela musulmana de estudios superiores, donde los estudiantes suelen especializarse en temas religiosos y vivir dentro de sus límites durante su formación. La gran Madrasa Ben Youssef de Marrakech es la más grande de Marruecos y fue levantada para dar servicio a los estudiantes de la mezquita cercana con el mismo nombre.

El sultán Abdallah al-Ghalib mandó levantar la madrasa que llevaría el nombre del emir Alí Ibn Al Yusuf que diera un gran impulso y desarrollo a la ciudad de Marrakech durante el siglo XII. Su construcción finalizó en 1565 tal como establece un grabado que puede verse en la sala de oración.

El patio central impresiona con una magnífica lámpara de hierro, por los arcos mozárabes y muros ricamente decorados con ricos azulejos. Cada centímetro de superficie está finamente trabajado y cubierto de paneles de cedro, estuco y mármol trabajados a mano. En el centro hay un estanque para las abluciones y el rumor del agua acompaña todo el recorrido.

Alrededor de este patio se encuentran las 130 celdas que permitieron alojar hasta 900 estudiantes a la vez. La austeridad de las celdas se contrapone a la riqueza del patio y de las salas de la madrasa.

La escuela funcionó durante siglos, hasta 1960 que cerró sus puertas. Se sucedieron décadas de olvido y decadencia hasta que en 1982 volvió a abrir sus puertas al público para que se conociera este magnífico e histórico edificio. Puede visitarse todos los días de 9:00 a 18:00 horas. La entrada cuesta unos 50 dirhams (aprox 4,50 euros) e incluye el acceso al Museo de Marrakech y a la Qoubba Almorávides.

Fotos | Ringo Fuentes
En Diario del Viajero | Marrakech: el Jardín de Majorelle y el Museo de Arte Islámico

Ver galería completa » Madrasa Ben Youssef (4 fotos)

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario