Compartir
Publicidad
La carretera de los campos de hielo en Canadá: entre Montañas Rocosas y glaciares
América

La carretera de los campos de hielo en Canadá: entre Montañas Rocosas y glaciares

Publicidad
Publicidad

Enseguida asociamos Canadá con nieve y frío. Y el nombre de esta carretera da buena fe de los paisajes que la envuelven la mayor parte del año. Es la Carretera de los campos de hielo, situada en la provincia de Alberta, Canadá (Icefields Parkway en inglés, Promenade des Glaciers en francés).

Denominada oficialmente como Highway 93, transcurre por el paisaje de las Montañas Rocosas canadienses, a través de los parques nacionales de Banff y Jasper. Estamos sobre las superficies de hielo más extensas al sur de Alaska. La nieve puede cubrirla de noviembre a marzo.

En esta zona se llegan a registrar nevadas que a lo largo del año pueden acumular hasta siete metros de nieve, por eso en invierno es obligatorio llevar cadenas o neumáticos de todo tiempo. Además, al circular a través de dos parques nacionales, se necesita un permiso para ir por ella. Está prohibido hacerlo a más de 90 kilómetros por hora.

Debido a su situación y a las inclemencias del clima, la Highway 93 se corta a menudo en invierno y es mucho más transitada en verano. Su nombre se debe a que pasa junto al campo de hielo Columbia o el campo de hielo Wapta y numerosos glaciares que podemos ver desde la autovía.

Nos situamos atravesando una zona que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984, en concreto la distinción fue para el conjunto natural denominado Parque de las Montañas Rocosas Canadienses, que incluye cuatro parques naturales, entre ellos el de Banff y el de Jasper.

El Parque nacional Banff es el parque nacional más viejo de Canadá y abarca 6.641 kilómetros cuadrados de terreno montañoso, con numerosos glaciares, lagos, campos de hielo y paisajes de bosques densos de coníferas.

El Parque Nacional de Jasper, menos visitado, es el parque más septentrional de las Montañas Rocosas. El paisaje está conformado por los mismos elementos: glaciares, lagos, bosques, cascadas y montañas.

Todo se tiñe de blanco durante unos cinco o seis meses al año, pero en verano el paisaje cambia, con la subida de temperaturas renace el verde y todo tiene un esplendor diferente también digno de admirar, aunque en la cima de las montañas perduren las nieves.

Carretera campos hielo

Puntos de interés de la Carretera de los campos de hielo

La carretera de los campos de hielo,con una longitud de unos 230 kilómetros, une las localidades de Lake Louise y Jasper. Saliendo desde la primera, la Icefields Parkway pasa junto a muchos atractivos naturales, en los parques nacionales:

Además del grandioso paisaje del que ya hemos hablado, en la zona se puede observar la fauna salvaje que incluye alces, renos, osos y caribúes. Para no olvidar la cámara de fotos y llevarse un recuerdo imborrable de esta carretera y explorar los campos de hielo y montañas alrededor.

La carretera de los campos de hielo en Canadá es un buen destino para viajar en invierno, siempre que no coincida con una gran tormenta que la haga impracticable, no te asuste el frío y vayas en un vehículo bien equipado para discurrir por este paisaje helado. Yo creo que la disfrutaría más en verano, con menos sobresaltos, menos capas de ropa y un paisaje diferente.

Fotos | melandory y Steve Corey en Flickr-CC
En Diario del viajero | Passage du Gois, la peligrosa carretera que se inunda dos veces al día, Las carreteras con vistas panorámicas más bonitas de Europa, Una carretera noruega para valientes

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos