Sigue a

Rent a car

Si alguna vez has alquilado un coche, te habrás dado cuenta que el trámite tiene algunas posibilidades de caer en sobrecargos que echan por tierra las mejores ofertas.

Aquí van algunos consejos para que encares el tema del alquiler de un coche con más seguridad:

1) Reserva con tiempo. Los alquileres de coches no tienen tarifas fijas ni un stock sin fin. Si buscas un coche económico y una oferta determinada, o una fecha muy requerida, lo mejor será que lo hagas con tiempo si no quieres encontrarte con que no hay mas unidades disponibles en la categoría que buscas y debas conformarte con otra cosa.

2) Compara precios. Aún el mismo tipo o modelo de coche, puede tener grandes diferencias de tarifa de una empresa a otra. En Estados Unidos, por ejemplo, las empresas rentadoras tienen acuerdos especialísimos con una u otro fábrica de coches (si no son propiedad de ellas directamente).

3) Reserva y paga con antelación. Tanto sea que lo hagas por internet o a través de una agencia de viajes, sácate el tema de la cabeza y viaja con un voucher por tu servicio ya pago. Te ahorrará tentaciones y “diferencias de interpretación” al momento de retirar el coche. Además, las tarifas de mostrador que pagarías si llegas sin reserva, sn mucho mas caras. Por otro lado, si viajas a Estados Unidos o algún país de otra lengua, te ahorrarás el trago de tener que “pelearte” o defender tus condiciones en un idioma que no es el tuyo.

4) Pregunta. Todo lo que quieras saber. Pregunta y pregunta hasta tener todas las respuestas que necesites lo suficientemente claras. ¿Hasta qué hora puedo devolver el coche? ¿Se paga penalidad por devolverlo después? ¿Cuánto? ¿Dónde lo devuelvo? ¿A qué hora cierra la oficina? ¿Cuántos kilómetros incluye la tarifa diaria? ¿Y si me paso? ¿Debo pagar el último tanque de gasolina? ¿Cuánto me cobran por cuántos litros de gasolina? ¿Puede conducir mi acompañante? ¿Dónde debo llamar si tengo un accidente? ¿En qué horario atienden? etc.etc.

5) Revisa el coche. Y hazlo conciensudamente. Si hay algo que no te gusta, pide otro coche. Revisa especialmente el estado de las ruedas, los frenos, la chapa, las luces, etc. No sería la primera vez que te pasaran luego la factura de un raspón en la pintura que estaba de antes, o por luces que no funcionaron desde el primer minuto. Una vez que firmas y retiras el coche, no hay lugar al pataleo.

6) Pide descuento. Especialmente si alquilas coche en Estados Unidos, ten en cuenta que hay muchos descuentos por tarjetas de fidelización de empresas aéreas, por mayores de edad, por alianzas de empresas rentadoras con hoteles o cruceros, por fin de semana o por alquier entre semana. Pide, pide… algo recibirás.

7) Estudia bien los seguros. Considera si en tu caso necesitas ampliar la cobertura mínima, la personal, la de los acompañantes en el coche o la de terceros. Nuevamente, en el caso de Estados Unidos, ten en cuenta que cualquier pequeño accidente en la calle trae aparejados abogados y trámites judiciales. Los seguros que incluyen asesoramiento legal son una buena alternativa.

8) Conductor adicional. Hoy hay muchas empresas que lo dan incluído en las tarifas. Pero consulta si es asi en tu caso (ver punto 4). Ya sea que vayas a hacer una ruta larga o por las dudas, es bueno que consideres pagar el cargo en caso que no esté incluido.

¿Nos olvidamos de algo? Agrega tu sugerencia en un comentario aquí mismo.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

10 comentarios