Descubriendo Oporto: la Iglesia y Torre dos Clérigos

Sigue a Diariodelviajero

Iglesia y Torre dos Clérigos Oporto

Dicen que, con sus 76 metros, es la torre eclesiástica más alta de Portugal. No es de extrañar que los antiguos navegantes por el Duero la tomaran de referencia. La Torre dos Clérigos en Oporto es uno de esos lugares que te llama la atención por su omnipresencia, ya que es visible desde muchos puntos de la ciudad.

Visible, y audible, pues su campanario se manifiesta continuamente con el ding-dong del paso del tiempo o la llamada a misa. Es en otras ocasiones el carillón de la torre el que rompe la monotonía horaria y te sorprende con un concierto polifónico que ilumina Oporto.

La Torre dos Clérigos reta al visitante con sus 225 escalones (240 según algunas publicaciones) que no podemos dejar de subir para obtener una de las mejores vistas de Oporto, el Duero y Vila Nova de Gaia. En la subida, por unas escaleras bastante amplias para lo que suelen ser las claustrofóbicas ascensiones en algunas torres, podremos ver ese carillón de 49 campanas que en nuestra visita llamara nuestra atención desde lo lejos, en otro punto de la ciudad.

No hemos dejado de hablar de la Torre, pero es que esta esbelta construcción es lo que más nos ha gustado de la visita. Abajo, la iglesia dos Clérigos es una construcción barroca diseñada por el arquitecto italiano Nicolau Nasoni (siglo XVIII). Comenzó a construirse en 1754 y se concluyó en 1763.

La fachada es de estilo rococó, y el interior de planta elíptica sobrio aunque con algún detalle llamativo como el retablo de la capilla mayor, de mármol policromado de Manuel Porto. Todo bajo una gran bóveda, revestida con mármol y sostenida gracias a 12 columnas, en cuyo centro se ve un gran escudo de granito con las siglas A.M. (Ave María) y otras imágenes religiosas.

Iglesia dos Clérigos Oporto

El nombre de este conjunto monumental realizado en granito le es dado porque fue mandado construir por la hermandad de los Clérigos Pobres. Se sitúa en el casco antiguo de la ciudad de Oporto, en el lugar que se conoce como “el cerro de los aforcados” o “ahorcados”, ya que es el lugar donde se enterraba a los ajusticiados.

Todo alrededor de la iglesia y la torre toma su nombre: la concurrida y empinada calle coronada por ellas, las panaderías, farmacias, cafeterías… Excepto por la popular Casa de Oriente, estamos rodeados de “Clérigos”, en una zona céntrica de la ciudad, cerca de la Avda. Aliados y la Estación de Sao Bento.

El acceso a la Iglesia es gratuito, y para subir a la torre hay que pagar la entrada de dos euros (descuento del 50% con la tarjeta Porto Card). Merece a la pena acercarse a este histórico lugar de la ciudad en nuestra visita.

Los horarios de la iglesia son de 8’45 a 12’30 y de 15’30 a 19 horas. A la torre se puede acceder en invierno de 10 a 12 y de las 14 a 17 horas; en verano se amplía el horario de 9’30 a 13 horas y de 14’30 a 19 horas (en agosto, horario ininterrumpido de las 10 a las 19 horas).

Cuando visitéis la iglesia y la torre dos Clérigos en Oporto no dejéis de pasar en sus inmediaciones por la Casa de Oriente, un economato de los tradicionales en los que se mezcla casi cualquier producto, y el centro Portugués de Fotografía. Pronto os hablaremos de estos y otros atractivos en la ciudad del Duero.

En Diario del viajero | Descubriendo Oporto, Descubriendo Lisboa

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios