Síguenos

roma

Hace unos pocos años, apenas 8 o 9 (casi nada comparados con su larguísima historia) el Mercado de Trajano estaba reducido a una ruina, un rincón donde se refugiaban miles de gatos y que los vecinos de Roma preferían ignorar a su paso por la Via Nazionale.

Hoy en día y gracias a una extensa tarea de recuperación, podemos recorrer este sitio arqueológico que se encuentra a escasos metros de la Plaza Venecia y el inconfundible Monumento a Vittorio Emanuele II. De hecho allí funciona en la actualidad el Museo de los Foros Imperiales.

Fue construido entre los años 100 y 110 d.C. por Apolodoro de Damasco, uno de los grandes arquitectos de Roma. En el Mercado de Trajano se concentraba la actividad comercial cotidiana de la ciudad: los alimentos, forrajes, objetos de la vida diaria, los artesanos y sus piezas, se negociaban aquí. Puede ser considerado como el primer centro comercial cubierto de la historia. El complejo se construyó en ladrillo y estaba formado por seis plantas a lo largo de las cuales se distribuían más de 150 locales comerciales.

El mercado nace en este lugar ya que en el siglo II se desmonta el Monte Quirinale para hacer espacio al Foro de Trajano y paralelo a estos foros quedaba un espacio vacío que pronto fue ocupado por mercaderes. Para organizar la actividad, se levanta el Mercado de Trajano de planta semicircular lo que contribuyó también en consolidar la ciudad en esta parte de aquella Roma, que miraba más hacia la colina Capitolina (donde se ubica el Campidoglio).

Al visitar el museo que se encuentra en el Mercado, es posible recorrer las diferentes partes que se conservan del mercado, además de visitar las exposiciones en las que se muestran los diferentes aspectos de los Foros Imperiales. Podemos ver maquetas y vídeos que acompañan a los diferentes restos arqueológicos expuestos, que retratan la vida cotidiana y permiten transportar a los visitantes hasta la época clásica romana.

Lamentablemnte no tiene tanta fama como el Coliseo, sin embargo el Mercado de Trajano conserva una importante parte de su aspecto original y constituye una visita realmente interesante.

En Diario del Viajero | Roma básica: Monumento a Vittorio Emanuele II
En Diario del Viajero | Roma básica: Ara Pacis

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios