Compartir
Publicidad

Kairuán, la ciudad de las trescientas mezquitas

Kairuán, la ciudad de las trescientas mezquitas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Kairuán (Túnez) es una de las joyas del patrimonio tunecino. Fue fundada alrededor del 670 y fue la antigua capital de los emires aglabíes. Es una ciudad llena de encanto, muy auténtica y hospitalaria. Si quieres visitar una joya (desconocida) del patrimonio tunecino no puedes dejar de ir a la ciudad de las trescientas mezquitas.

Kairuan 3

Kairuán está lejos del litoral en una región de estepas y llena de monumentos importantes. Kairuán es considerada por muchos musulmanes una ciudad santa, de hecho los musulmanes suníes la consideran la cuarta ciudad más santa del islam. En la ciudad hay muchas mezquitas, por eso recibe el apodo de la "ciudad de las trescientas mezquitas".

Durante mucho tiempo no estuvo permitida la entrada a la ciudad a los no musulmanes, pero actualmente ya se puede visitar. La medina de la ciudad es un edificio elevado, y tiene una multitud de cúpulas blancas que indican las tumbas de los santos musulmanes y las "zaouias", edificios dedicados a los maestros espirituales que impartieron enseñanzas religiosas en la ciudad.

Kairuan 4

La ciudad conoció cierta decadencia (debido al pillaje) durante la invasión de Túnez por los saqueadores nómadas hilalíes. De todas maneras, ha seguido siendo un centro religioso muy importante. Una de las cúpulas de la medina alberga un pozo tan antiguo como la ciudad: el Bir Barrouta, que es venerado por su agua sagrada. Actualmente, aún se extrae el agua con una noria impulsada por un camello arábigo.

En Kairuán debes visitar la antigua "zaouia" de Sidi Abid el Ghariani, también la "zaouia" de Sidi Amor Abada y la "zaouia"de Sidi Saheb. Esta última es la más popular ya que alberga la tumba de un compañero del Profeta. La ciudad de Kairuán fue declarada Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en el año 1988 gracias a su rico patrimonio cultural y arquitectónico.

Kairuan

La antigua ciudad de Kairuán fascinó a muchos artistas de la época gracias a su particular y misteriosa belleza. Los zocos de la ciudad siempre están en constante animación. Alrededor de los barrios históricos, repletos de zocos, están las murallas de ladrillo claro, almenadas y reforzadas con torres y bastiones que dan al casco antiguo un aspecto digno y majestuoso.

Vía y Fotos | TurismodeTunez
En Diario del viajero | Atractivos y museos a incluir en una visita a Túnez
En Diario del viajero | Ya puedes volver a viajar a Túnez, España retira las restricciones

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos