Compartir
Publicidad
Publicidad

No quiero un desayuno saludable en mi hotel

No quiero un desayuno saludable en mi hotel
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando elijo un hotel para mis viajes, una de las características que miro es el tipo de desayuno que ofrece. Cuando salgo del hotel, mi valoración del mismo depende en gran medida del desayuno que haya podido tomar esos días. Desayuno bufet, el ideal, y cuanto más a lo grande y más variedad incluya, mejor. No busco que sea un desayuno saludable.

Parece un comentario bastante incorrecto políticamente, pero para desayunos más o menos saludables (basta mirar la etiqueta de cualquier cereal para ver que contiene grasas trans) ya los hago cada día en casa. En el hotel, quiero la excepción, quiero desayunar lo que me gusta y no me puedo permitir todos los días porque haría daño a mi salud.

Léase: mantequilla y mermelada en las tostadas, bacon y salchichas con huevo, bollería, chocolate... Me fascina este tipo de desayuno y cuando era pequeña lo hacíamos en casa los fines de semana. Ahora esa manera de empezar el día la dejo para los viajes. Por eso que me digan que me van a ofrecer un desayuno saludable en mi hotel no me hace demasiada gracia...

Toda esta reflexión viene al hilo de que la cadena Iberostar incluye como novedad la inclusión en sus hoteles de siete menús de Desayuno Saludable que aseguran un equilibrio nutricional.

Imagino que también dejarán a los inconscientes como yo que se levanten varias veces de la mesa para repetir y que habrá productos tan nocivos como el bacon al alcance, porque de otro modo yo paso de los desayunos saludables.

Para conseguir este menú, el Instituto de Ciencias de la Alimentación de la Universidad de Navarra (ICAUN) ha trabajado en el análisis de los diferentes productos, alimentos e ingredientes propios del desayuno familiar vacacional ofrecido por la cadena Iberostar hasta encontrar una combinación idónea que permite mantener una alimentación adecuada, saludable, apetitosa y equilibrada.

Me parece estupendo que desde los organismos oficiales y las instituciones sanitarias y educativas se potencien los buenos hábitos alimenticios, especialmente educando a los más pequeños del hogar si es que los padres no sabemos hacerlo. Pero que mi hotel me diga cómo tengo que desayunar me parece un tanto fuera de lugar.

De cualquier forma, para los que se cuidan también durante las vacaciones, os comentaré que estos menús se empiezan a ofrecer en el Hotel Anthelia, en Tenerife. Los siete menús de Desayuno Saludable son: Tradicional, Rico en fibra, Caprichoso, Rico en calcio, Antioxidante, Energético o Rico en proteínas.

No me malinterpretéis, no quiero que esto parezca una oda al colesterol y a otras enfermedades cardiovasculares que unos malos hábitos alimenticios favorecen y de los cuales soy muy consciente y cuido mucho cuando estamos en casa.

Además, el título de este post está hiperbolizando de lo que quiero hablar. Tampoco me gusta que en el desayuno haya fiambre de mortadela en vez de jamón cocido o que haya mucha bollería y poco pan. Que conste que entre mis condiciones para hablar de un buen desayuno también se incluye una buena variedad de fruta fresca, que es lo que tomo como colofón.

Pero si me van a quitar una pequeña ensaimada o un bollito de chocolate o la posibilidad de ponerme una loncha de bacon en la tostada... como que le quitan la gracia al desayuno de hotel.

Esperemos que a los hoteles no les dé por ofrecer la dieta de la alcachofa como próximo reclamo para sus huéspedes, porque definitivamente me busco la comida en otro sitio.

Vía | Universidad de Navarra Foto | Flickr de marktristan En Diario del viajero | Los 10 servicios de un hotel más valorados por los clientes

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos