Publicidad

Santa Catalina, el histórico hotel canario que es como una galería de arte
Alojamientos y hoteles

Santa Catalina, el histórico hotel canario que es como una galería de arte

Publicidad

Publicidad

Estamos cada vez más acostumbrados a ver hoteles temáticos, decorados a la manera de alguna serie o incluso, lo que es peor, hoteles sin personalidad que se parece casi a naves industriales. Hospedarse en un alojamiento inaugurado en el siglo XIX y cuyas paredes cuentan grandes historias es toda una experiencia, por eso queremos que conozcáis el Santa Catalina, el histórico hotel canario que es como una galería de arte.

El imponente edificio de Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel, ha sido desde 1890 un lugar emblemático de la vida cultural de Las Palmas de Gran Canaria, y su reciente reapertura de la mano de Barceló ha devuelto a la vida una auténtica leyenda a la isla. Un lugar de lujo en el que hospedarse y disfrutar del arte.

Un hotel con pasado, presente y futuro

Santa Catalina Lobby

El hotel Santa Catalina se inauguró en 1890 y desde entonces ha formado parte de una larga tradición turística en Las Palmas de Gran Canaria. Gracias a su privilegiada ubicación en la ciudad, junto al Parque Doramas y a pocos minutos de la fina arena de la Playa de las Canteras, se convirtió en una referencia del éxito turístico de Gran Canaria, especialmente a finales de los años 50 y los 60. Durante más de un siglo ha sido el punto de referencia de la vida social de la ciudad. Por él han pasado algunas de las personalidades más importantes del S. XX y XXI, dejando huella de su cultura y su talento.

Interior

El establecimiento fue adquirido por el Ayuntamiento en el año 1923 y, en el año 1951, se inauguró el nuevo edificio creado por Miguel Martín-Fernández de la Torre, cuya configuración se conserva hasta la fecha. Actualmente, es uno de los ejemplos más significativos del movimiento regionalista de la arquitectura de la ciudad del siglo XX.

Reapertura llena de lujo

Room

El Santa Catalina es un elegante hotel de 5 estrellas, de estilo histórico situado cerca de la costa. Tiene cuatro plantas en las que ofrece 204 habitaciones climatizadas, con balcón, mininevera y en muchas de ellas hay una preciosa vista del macizo del Andes. Fue renovado en 2005 viviendo ahora una reapertura de lujo de la mano de Barceló Royal Hideaway. A 25 minutos a pie del Parque de Santa Catalina y a diez escasos minutos del centro de Las Palmas de Gran Canaria, es el alojamiento de lujo perfecto. Además, entre otras muchas atracciones que ofrece también hay un palacio, una capilla y un museo a poca distancia caminable.

Piscina

Para los que gustan de los espacios exteriores que ofrece será imprescindible la terraza, con unas vistas perfectas para disfrutar de la puesta de sol mientras se relaja uno en la tumbona o a remojo. Por supuesto, la restauración juega un papel destacado en este nuevo hotel de 5 estrellas. Parada obligada es el restaurante Poemas by Hermanos Padrón, que es el buque insignia de la propuesta gastronómica del renovado hotel. Ahí los dos chefs de origen canario han logrado trasladar la esencia de algunos de los cuadros más icónicos del hotel a creaciones gastronómicas.

Arte por doquier

Unnamed 8

Con su reapertura se abarcó la restauración de obras de varias estancias del hotel como el Bar Carabela, el Salón Arencibia y el emblemático Salón García-Escámez, que pasará a llamarse Salón Miguel Martín-Fernández de la Torre, en honor al reconocido arquitecto canario que convirtió el hotel en el icono de lujo que es actualmente. Una de las obras que se ha intervenido es "Procesión de ciegos en torno a Santa Lucía" del pintor canario Jesús Arencibia, uno de los varios murales con la técnica de marouflage (tela pintada que se adhiere a los muros con adhesivos fuertes, para crear un mural).

Unnamed 5

También se ha echado mano del talento canario para crear dos obras de grandes dimensiones destinadas a decorar una de las zonas principales del histórico edificio. El encargo has sido para el canario Fernando Álamo, hijo adoptivo de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria y Premio Canarias de las Bellas Artes 2014. En esta ocasión, su aportación artística dota de color y viveza a una reforma que ha devuelto el esplendor a este emblemático hotel.

Imágenes | Santa Catalina, a Royal Hideaway Hotel

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios