Compartir
Publicidad

Cómo se pide un café en Buenos Aires

Cómo se pide un café en Buenos Aires
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace poco hablábamos de los bares notables de Buenos Aires. Sin duda una experiencia enriquecedora por su historia, arquitectura, personajes famosos, etc. De todas formas, en cualquier esquina puedes tomarte un café en Buenos Aires, pero tendrás que saber cómo pedirlo.

En primer lugar, sepamos que al entrar en un bar, podemos tomarnos un café tanto en la barra como en una mesa. Dependerá del apuro que lleves, pero te recomiendo que te tomes tu tiempo. Siéntate a una mesa, si es posible cerca de la ventana, a ver pasar la vida de esta gran ciudad.

Todavía quedan mucho bares con la sana costumbre de que un camarero se acerca a tu mesa a tomar el pedido. Pero atención: aquí a los camareros se les llama “mozos” y tienen mucho orgullo de serlo. Por lo general, si te tomas un minuto, verás que son una enciclopedia con bandeja. Pueden hablarte de cualquier tema: desde política internacional, el cambio climático o recomendarte la última obra de teatro.

Como en todo, mucho se ha perdido en este sentido. Pero si encuentras uno de esos mozos sabios, sácale partido y pasarás un momento inolvidable. Para llamar su atención, bastará con un cruce de miradas y un movimiento de cabeza (herencia tanguera), aunque siempre los hay distraídos y malhumorados (Buenos Aires no es la excepción, paciencia).

Bar Buenos Aires

Ahora llega el momento de pedir. Aquí el café tiene muchas formas y nombres para tomarlo. Me ha ocurrido en otros lugares, pero creo que sólo en España hay tanta diversidad de modalidades y “personalización del café”. No hablo del menú Starbucks con versiones hollywoodenses. Sino del café de toda la vida pero a medida.

  • Americano: café en jarrito más liviano que el pequeño.
  • Solo: pequeño y fuerte.
  • Cortado: con un poco de leche
  • Lágrima: leche con un poco de café

El café te será servido en una taza, pero puedes pedirlo “en jarrito” y será más grande, en una taza angosta y alta. Siempre, siempre, un café bien servido en un bar argentino vendrá acompañado por un vasito de agua.

Si te gusta, puedes tomarte también un submarino, un vaso alto de leche caliente con una barra de chocolate que irá derritiéndose poco a poco. Los vasos de submarino son únicos: altos y con la boca mas ancha que la base. Y vendrá acompañado de una cucharita especial, mas larga de lo normal.

¿Y para acompañar el café? Lo más tradicional son las medialunas, tanto sean dulces o de grasa (saladitas). O un sandwich tostado de miga de tres capas ( los famosos “triples“) con jamón y queso. Se les suele llamar “carlitos“, vaya uno a saber por qué.

Si puedes elegir, deja de lado los nuevos bares design que son mas o menos iguales en todas las grandes ciudades del mundo. Siéntate en un bar de barrio, generalmente ubicados en las esquinas en ochava de cada manzana.

Talvez no encuentres música indie de fondo, pero el ruido de tazas de la barra, la cafetera y la charla de la gente en las mesas, te contarán mucho más de la costumbre de tomarse un café en Buenos Aires.

Fotos | Particleandparcel y Globevisions en Flickr
En Diario del Viajero | Tomando un café en Grecia, Un café en Tozeur, Los 10 bares literarios mas famosos del mundo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos