Publicidad

Espeleobuceo en México, descubrir las cavernas

Espeleobuceo en México, descubrir las cavernas
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

El espeleobuceo o cave diving está considerado uno de los deportes de mayor riesgo que existen. Si a muchos de nosotros nos cuesta sentirnos seguros con un simple snorkel en la boca y con el cuerpo apenas hundido unos centímetros en el mar, no puedo ni siquiera imaginarme la sensación que debe provocar sumergirse en lo más profundo de lo más profundo.

En realidad, se puede practicar tanto en el mar, como en ríos profundos o "agujeros" de la superficie terrestre, como los que se encuentran en México.

A los peligros que entraña de por sí la espeleología (túneles inexplorados, simas, etc.) hay que añadirle todos aquellos que se derivan del buceo (falta de oxígeno, visibilidad limitada, etc.). Por todo ello, el perfil de aquel que quiera practicar este deporte debe ser el de una persona responsable, consciente del riesgo, aunque no por eso temerosa, y de una implacable sangre fría.

Si tienes estas cualidades y buscas una buena excusa para visitar la hermosa tierra mexicana, te propones aquí algunos de los mejores lugares de México para practicar este deporte.

En la Península de Yucatán se encuentran cientos de lugares ideales para el espeleobuceo. Complejos de cavernas con estalactitas y estalagmitas a enorme profundidad. Bellísimos cenotes que encierran en sus entrañas miles de preguntas para el curioso.

Estos cenotes son cavernas a cielo abierto por las que penetran los rayos del sol. Entrar en ellos es descubrir los mil colores de la roca caliza y en ocasiones piezas de cerámica y vestigios mayas, así como la fauna acuática que habita en esas profundidades. Son aguas templadas cubiertas de fósiles.

Algunos de los cenotes para visitar son:

Calcehtok. Ubicado a 32 Km. de la población de Muná, por la carretera estatal, desviación a la izquierda en el km 25 (muy cerca de Mérida), se trata de un complejo sistema de túneles ideales para practicar el espeleobuceo en aguas cristalinas; su extensión subterránea es de 5 km.

Xlacah. Ubicado a 15 Km. de Mérida, es uno de los cenotes más grandes de Yucatán con una profundidad de 44 m; cuenta con aguas cristalinas perfectas para practicar el buceo, el espeleobuceo y el esnórquel.

Chak-Zinik-Che. Se ubica 50 km al sureste de Mérida, cerca de la población de Cuzamá. Posee todas las características para practicar el buceo: una profundidad de 40 m; una visibilidad de 50 m y una temperatura promedio de 27 °C.

Kambul. Ubicado a 25 km de Mérida, es una piscina natural de 35 m de diámetro y una profundidad de 21 m, rodeada por varias cuevas, algunas de ellas con profundidad de 45 m. Bajo sus aguas, buzos de la zona han encontrado dientes de tiburón, de hasta 15 cm, y de otras especies, haciendo de éste un sitio perfecto para los amantes del espeleobuceo.

Reserva Especial de la Biosfera Ría Celestún. Se ubica a 95 km al oeste de Mérida, por una carretera estatal que sale del poblado de Umán. Cuenta con 59,139 ha. en las que se destaca un estero de aproximadamente 20 km de longitud, el cual desemboca en la porción de mar correspondiente al estado de Campeche. Tiene un enorme sistema de cavernas y galerías subacuáticas.

Cuzamá. Ubicado a 40 km al sureste de Mérida, por una carretera estatal que sale del poblado de Kanasin, el lugar cuenta con varios cenotes a los cuales se puede acceder en ‘’trucks’’, que son pequeños coches tirados por caballos, a través de 7 km por caminos llenos de maleza. Posee aguas tranquilas y cristalinas ideales para la práctica del buceo, el espeleobuceo y el esnórquel.

Más info | Eco Yucatán, Cenotes, bellezas del Estado de Mérida Diario del Viajero | Xel-Ha el paraíso acuático de la Riviera Maya, México, los mejores lugares para bucear

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir