Publicidad

Preciosas vistas y los pelos de punta en un hotel "embrujado" al borde del acantilado

Preciosas vistas y los pelos de punta en un hotel "embrujado" al borde del acantilado
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Entre 1923 y 1927, a unos 30 kilómetros de la capital de Colombia, fue construido este hotel-mansión con vistas privilegiadas al Salto del Tequendama donde se alojaron personalidades de la élite del país. Sin embargo, en la década de los noventa el caserón de estilo francés se convirtió en un auténtico edificio fantasma, medio derrumbado y habitualmente envuelto en niebla, dándole un halo de misterio como pocos lugares en Colombia.

El hotel cerró en 1990 y, poco después, su entorno quedó fuertemente deteriorado: desapareció el salto de agua por la sequía y por desviar parte del caudal para la producción eléctrica y montones de desperdicios se acumulaban en el acantilado. Sin embargo, la Fundación Granja Ecológica El Porvenir adquirió el viejo hotel y luchó durante una década por recuperar la belleza paisajística del Salto del Tequendama y su emblemática construcción al borde del precipicio.

Ahora, otra vez el Salto del Tequendama destaca como lugar turístico próximo a Bogotá, con su cascada de 150 metros de aguas provenientes del altiplano, a casi 2.500 metros de altitud.

Salto2

Para culminar la reforma integral y la recuperación de su entorno, en agosto de 2012 reabrió sus puertas como Casa Museo del Salto del Tequendama. Desde Bogotá es una buena escapada de un día para tomar una excelente fotografía con la mansión en primer plano y la cascada al fondo, siempre que la niebla lo permita.

Y si te interesan los fenómenos paranormales, hay quien asegura que la atmósfera del sitio todavía recuerda los abundantes suicidios cometidos años atrás saltando al vacío. ¿Serán realmente fantasmas o tan solo la apariencia del viejo hotel envuelto en niebla que nos vuelve susceptibles? Con espíritus o sin ellos, el Salto del Tequendama bien merece una visita.

En Diario del Viajero | Santuario de las Lajas, entre Colombia y Ecuador
En Diario del Viajero | Villa de Leyva, mi rincón favorito de Colombia
Fotos | Pedro Felipe y ArturoAparicio

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir