Compartir
Publicidad
Publicidad

Experiencia nudista para el viajero: onsen japonés (I)

Experiencia nudista para el viajero: onsen japonés (I)
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El sentido del desnudo es sensiblemente diferente de una cultura a otra. En Japón, por ejemplo, tan apegado a antiquísimas tradiciones, el cuerpo desnudo no ofende. De hecho, una de las actividades más placenteras que puede compartir el viajero de paso por Japòn es la visita a un onsen.

Se trata de “balnearios” generalmente de aguas termales o urbanos donde se reproducen las condiciones naturales de temperatura y entorno, con una decoración donde abundas plantas, rocas y corrientes de agua, como si se tratase de una vertiente natural, en mitad de la ciudad.

Cuando hablamos de estos baños públicos o privados, decíamos que: “hay que tener en cuenta varias cosas para no ‘ofender’ a sus dueños y al resto de usuarios.

A saber: si se trata de un onsen lo mejor es fijarse en lo que hacen los demás y repetirlo –un consejo básico para no meter la pata en Japón-

Las islas que dan forma a Japòn se encuentran en una zona volcánica por excelencia, por lo que abundan vertientes de aguas termales que en muchos casos abastecen a baños públicos y privados para compartir con los locales.

El onsen es el paralelo japonés a la sauna en los países nórdicos: un lugar para olvidarse del estrés y socializar… desnudos.

Para algunos occidentales como nosotros, será un requisito un poco dificil de digerir, sin embargo una vez que te olvidas del significado conocido de la palabra “desnudez“, la cosa fluye normalmente.

Por lo general los onsen se separan por sexo, pero los hay mixtos por lo que habrá que estar preparado.

Onsen

Los onsen ubicados al aire libre se denominan: rotemburo. Algunos cuentan con piscinas de madera o de roca para tomar los baños de estas aguas mineralizadas y cálidas, y otros se ubican directamente en las piscinas naturales de la fuente termal.

Como se imaginarán, dentro de esta “categoría” podemos encontrar verdaderas joyas por su ubicación y vistas ya que se encuentran localizados en montañas o valles cercanos a ríos o lagos.

En los pueblos y resorts alrededor de estos “rotemburo”, pueden encontrarse pequeñas piscinas poco profundas de aguas termales, llamadas “ashiyu”, que sirven para un baño de pies. Sin duda, una parada imperdible para el viajero caminante. Por lo general están en las calles y son de uso gratuito.

Si te apuntas a una visita a un onsen, deberás conocer la forma correcta de tomar un baño en ellos. Ya sabemos que la cultura japonesa tiene estrictos rituales para cada cosa, y ésta no es la excepción. De todas formas, no es muy complicado ni tiene un protocolo demasiado sui generis. Mañana lo veremos en detalle.

Gracias a Yumi por su paciencia y dedicación para contestar todas mis preguntas.

Fotos | Williamcho y Big Beg Gaijin Bikers en Flickr
En Diario del Viajero | Especial: Viajar a Japón
En Diario del Viajero | Las mejores playas nudistas de España
En Diario del Viajero | Piscinas en Islandia, la verdad desnuda

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio