Compartir
Publicidad
Publicidad

Pura Besakih: el "Templo Madre" de Bali

Pura Besakih: el "Templo Madre" de Bali
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Conocido como el “Templo Madre” de Bali, Pura Besakih es el complejo religioso más importante de esta pequeña isla del archipiélago indonesio en la que cultura y placer se reparten equitativamente para que todo el mundo encuentre lo que está buscando.

Y es que si bien muchos eligen Bali como destino en sus vacaciones únicamente para disfrutar de su arena blanca o negra y sus aguas templadas, no hay que olvidar que esta isla de mayoría hinduista está llena de tradiciones que la convierten en uno de los lugares más interesantes para profundizar en su cultura y espiritualidad, y no quedarse únicamente en la superficie de su cara más conocida: esas playas maravillosas que, por supuesto, también tendremos tiempo de disfrutar.

Pero antes de extender la toalla sobre la arena, dedicad unas horas para desplazaros a Pura Besakih: un enorme complejo hinduista situado a unos 1000 metros de altitud en la falda del volcán Agung, el más alto de la isla con sus 3140 metros.

Para llegar a él podéis tomar un taxi o bemo compartido desde Ubud: otro encantador pueblo localizado en el interior de la isla, del que ya os hemos hablando antes en Diario del Viajero.

Una vez allí, antes de entrar en el recinto de Pura Besakih deberéis cubriros las piernas con un sarong, en caso de llevar pantalones cortos. Si no lo tenéis, os proporcionarán uno en la misma entrada; claro que en ese caso tendréis que pagar un pequeño coste por el “alquiler” de la tela, que se sumará a las 7500 rupias indonesias que cuesta la entrada al templo, y al otro tanto que cuesta introducir una cámara de fotos o video.

Mención aparte merecen los vendedores de souvenirs que se aglutinan en la entrada al complejo, quienes no cesarán en su empeño por venderos alguna figurita o, incluso, por serviros de guía para mostraros “rincones a los que sin ellos no tendréis acceso”. De vosotros depende aceptar sus servicios o no, pero estad convencidos de que con su compañía o sin ella, los lugares de acceso vetado al público seguirán siendo igual de inaccesibles. Y el precio de la visita, bastante más caro.

Al final, todas estas pequeñas trabas tienen su recompensa. El complejo de Pura Besakih es sencillamente espectacular, con sus decenas de templos, pabellones, estatuas, patios y santuarios dedicados a diferentes divinidades hinduistas repartidos en la ladera del volcán, ocupando una bastísima extensión de terreno.

Aunque las teorías acerca de su origen son variadas y las leyendas que se han originado en torno a él no hacen más aumentar el misterio, cuando uno se encuentra en lo alto de ese majestuoso e imponente lugar, en el que cada terraza es un museo en si misma, rodeado de esa naturaleza exuberante, deja de preguntarse el por qué de las cosas para ocuparse únicamente de vivir ese momento único que, si hemos calculado bien los tiempos, tendrá su climax en una puesta de sol simplemente indescriptible.

No olvidéis pasar por Pura Besakih, el "Templo Madre" de Bali, en vuestro viaje a la fascinante Indonesia. Cualquier otra palabra, sobra.

Imagen | Jepret X en Flickr En Diario del Viajero | Pura Tanah Lot: un templo sobre el mar de Bali, El interior de Bali: un viaje desde Nusa Dua hasta Batur

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos