Compartir
Publicidad
Publicidad

¿Por qué el B747 se llama Jumbo?

¿Por qué el B747 se llama Jumbo?
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Al magnífico Boeing 747 se le conoce con el nombre de Jumbo. La mayoría de los pasajeros pueden identificar claramente la figura de un Jumbo 747 con su "cabezota" y su esbeltez. No hace falta mucho para asociar el nombre "Jumbo" con un gigante del aire, con una enorme estructura que parece imposible que levante vuelo. Y aún hoy, cuando su "primo" A380 ha roto muchos de sus récords, el nombre "Jumbo" evoca viajes y vuelos lejanos. Pero ¿por qué ese nombre? ¿Quién lo ha inspirado? ¿Quién era Jumbo?

Jumbo, ese gigante que se ganó el corazón de todos

Había nacido en 1861 en el actual territorio de Mali, África. Desde pequeño mostró una estatura desmesurada para su edad, una fortaleza a prueba de todo y un carácter dócil. Era un juguete gigante para los niños, de trato sencillo y obediente. En la lengua de su tierra natal recibió el nombre de Jambo que significa "¡Hola!" porque parecía saludar a cada persona con el brillo bonachón de sus ojos.

Su nombre se transformó en Jumbo cuando se mudó a vivir a Londres en 1865. Al zoológico de Londres exactamente, donde fue la atracción de los pequeños a quienes llevaba de paseo. Antes había vivido en el viejo Zoológico de París.

Jumbo era un elefante único. Por su tamaño descomunal, su dulzura en el trato, su obediencia y su inteligencia para aprender las gracias que le enseñaban sus cuidadores. En Londres vivió 16 años en los que se ganó el amor de los ingleses. Pero el dinero es el dinero, y en 1881 Jumbo es vendido al circo más grande y famoso del momento: el Barnum & Bailey.

JumboNYC
Llegada a Nueva York, 1882

Y con el circo cruzó el Atlántico para comenzar un eterno peregrinar por grandes ciudades y pequeños pueblos en Estados Unidos y Canadá. Asombraba por su tamaño y docilidad. Su nombre comenzó a ser sinónimo de "grande" o "gigante" con un sentido amistoso. Si en Londres su estatura llegaba a los 3.25 metros, a los 24 años de edad (un adolescente para su especie), ya alcanzaba los 4 metros y podría seguir creciendo un poco más.

Después de miles de kilómetros de carretera, el circo y Jumbo llegaron a un pequeño pueblo canadiense llamado St.Thomas en Ontario, Canadá. A este pueblo se le conocía ya como "la Ciudad Ferroviaria por su trayectoria industrial y sus talleres que le daban vida y sustento.

Y fue un tren quien se llevó la vida de Jumbo, en un cruce de vías cuando una locomotora le golpeó fatalmente el 15 de septiembre de 1885 mientras el circo armaba sus carpas.

Más de 150 personas tuvieron que ayudar a mover el cuerpo del elefante muerto. Todo el mundo del circo y miles de personas a uno y otro lado del Atlántico lloraron la desaparición de la mascota gigante de los niños. El circo no tardó en aprovechar el tirón publicitario: donó su esqueleto al Museo de Historia Natural de Nueva York, vendió su corazón a la Universidad de Cornell y embalsamó el cuerpo que siguió viajando como una atracción hasta 1889.

A partir de allí, lo que quedaba de Jumbo vivió una segunda vida en la Universidad de Tufts donde se convirtió en la mascota. Su figura y su nombre fue adoptada por los equipos universitarios que pasaron a llamarse los elephants. Así perduró hasta 1975 cuando un incendio lo destruyó por completo terminando su peregrinar de más de un siglo.

En memoria de este elefante gigante que se ganó el amor de tanta gente, se han nombrado hamburguesas extragrandes, tiendas enormes, etc. En St.Thomas, Ontario, tiene su avenida, su mural, su plaza, su estatua. Es mencionado en la obra Ulises de James Joyce publicada en 1922. Disney se inspiró en su carácter para darle vida a Dumbo. Y su nombre es entendido como algo especial, gigante y cercano.

La compañía Boeing le hizo otro homenaje al bautizar al gigante Boeing747 con el apodo de Jumbo desde su presentación en 1970.

Video | Youtube Foto | PhillipC En Diario del Viajero | ¿Cuánto pesa un Boeing 747? Y otros números

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos