Compartir
Publicidad
Publicidad

Vacaciones con niños

Vacaciones con niños
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es el momento de preparar las maletas y salir hacia el destino elegido. Cuando hablamos de vacaciones con niños debemos tener muy en claro las necesidades de nuestra familia para definir dónde pasaremos el tiempo de descanso.

Una vez seleccionado ese lugar de acuerdo a nuestro estilo y posibilidades de viaje, queda preparar la salida con los peques y entonces será conveniente recordar algunos conceptos:

Vacaciones con niños: el transporte

Con respecto a consideraciones generales para viajar en avión con niños, sepamos que las compañías aéreas consideran “bebé” (infoa, en el lenguaje aeronáutico = infante acompañado) a toda personita menor de 2 años. Estos “mini-pasajeros” no tienen derecho a asiento pero pagan seguros de viaje y llevan su propia tarjeta de embarque. El bebé irá siempre en la falda de un adulto y hay cinturones de seguridad especiales para ello.

A partir de los 2 años y hasta los 12 no cumplidos, nuestro hijo es un “menor” (child) y ya tiene derecho a asiento propio. Paga una tarifa diferencial (si es que no volamos en low cost) dependiendo del trayecto, lleva franquicia de equipaje propia para despachar en bodega y su tarjeta de embarque.

En la actualidad nos encontramos con una amplia oferta de cruceros pensados para que tanto padres como niños puedan disfrutar de su tiempo libre en altamar. Debemos controlar que el itinerario o barco elegido cuente con servicios para niños. De hecho algunas rutas están menos preparadas para los más pequeños que otras. Nos será más sencillo encontrar oferta adecuada en el Caribe o el Mediterráneo que para recorrer los fiordos noruegos o los mares asiáticos.

Recomendamos leer: ¿Cómo ahorrar al reservar un crucero? y Crucero en familia sin que se agote el bolsillo

Para que el viaje en coche con nuestros hijos hacia el destino de nuestras vacaciones transcurra lo más plácidamente posible, sugerimos planificar la ruta estudiando alternativas para ver si estamos optando por la mejor opción. Organicemos el itinerario siguendo los requerimientos de la familia.

Aprovechemos las áreas de descanso en la mayoría de las rutas para que todos estiren las piernas, corran, tomen aire, coman y beban algo y así será más fácil ganar su atención para el próximo tramo. Lo recomendable es hacer paradas cada 200 km de ruta recorrida. Disfrutemos del camino y, si existe la posibildad elijamos siempre una ruta paisajística que despertará el interés y admiración de grandes y chicos.

No nos cansaremos de recordar que los niños deben viajar en el sistema de retención correspondiente a su edad y que deben ir con el cinturón de seguridad en todo momento. Recordemos que el viaje no es el sólo una forma de llegar. Debe convertirse en una buena experiencia familiar y ser el comienzo y el fin de un tiempo de relax para todos.

Ante los temidos “me aburro“ o “¿falta mucho?“, busquemos opciones de entretenimiento : desde los juegos tradicionales, pasando por los electrónicos y hasta los que nos inventamos cuando estamos al borde de la desesperación.

Recordamos: Juegos para que no se aburran

Vacaciones con niños: el alojamiento

Elegir el alojamiento de nuestras vacaciones con niños debe ser una decisión bien meditada teniendo en cuenta que el presupuesto con que contemos que condicionará la elección.

Al viajar con niños pequeños buscamos algunas comodidades o servicios que en otras ocasiones no nos preocuparían tanto. Hablamos de cercanía, espacio, calidad, limpieza, etc Si nuestros hijos son un poquito más grandes, ya incorporaremos alernativas como el camping, que nos da la posibilidad de un contacto con la naturaleza diferente al resto del año.

Afortunadamente en el mercado encontraremos una multitud de opciones: campamentos,grnjas, apratamentos turísticos de playa, casas rurales, habitaciones en pueblos de montaña, alojamiento en faros, hoteles en parques temáticos, simples hostales o resorts todo incluído. Y las mil variantes que surgen entre todos ellos.

Al alojarnos en un hotel, por ejemplo, estamos educando a nuestros hijos en el hábito de viajar y en las normas de convivencia que ello conlleva. Aprovecha la oportunidad para que aprendan desde pequeños a respetar el descanso de otros huéspedes, el valor del trabajo dle personal que les atiende, las alternativas de ocio creativo, a apreciar una visita a un museo o a un parque natural.

Vacaciones con niños: la salud

Hagamos una lista de las necesidades de cada miembro de la familia para prever que nada falte. Desde los medicamentos de toma habitual hasta los “por si acaso” que llevaremos en nuestro “botiquín de viaje” y nos dejarán más tranquilos.

Hagamos una consulta con nuestro pediatra, al cual pediremos su consejo profesional al comunicarle nuestro destino y tipo de viaje.

Recordemos: Visitar museos con los niños

Consultemos las necesidades de vacunación de acuerdo a nuestro destino de viaje. Recordemos que aunque viajemos a países desarrollados, hay enfermedades contra las que debemos proteger a nuestra familia. El Ministerio de Sanidad tiene una página de consulta que recomienda las vacunas de acuerdo al lugar que vayamos a visitar.

Recordamos aquí las vacunas para pequeños viajeros.

Una vez en el lugar donde pasaremos nuestras vacaciones con los peques, debemos vigilar de cerla la dieta y tener especial cuidado con las condiciones del clima. La principal fuente de problemas digestivos durante un viaje se debe a la ingesta de platos nuevos, tal vez pesados en comparación con nuestra cocina habitual o, en mal estado. El consumo de agua y derivados (hielo, cubitos, concentrados diluidos en agua, etc.) es también para tener bajo control.

Con respecto al clima, todo cuidado es poco con nuestros pequeños. Gorro y gafas de calidad certificada serán los acompañantes imprescindibles en etas épocas de verano. El sol pueden conspirar seriamente con la salud familiar, deberemos usar el fotoprotector más adecuado para los niños de acuerdo a su edad y aplicarlo correctamente.

Recordamos aquí Cómo debe ser un protector solar ecológico

La vigilancia no debe disminuir al regresar a casa. Hay ciertas enfermedades que se manifiestan días o semanas después de contraerse. Para ello, es importante observar atentamente la adaptación de nuestro hijo a la rutina hogareña nuevamente. La aparición de fiebre, erupciones o dolores, deben ser motivo de consulta inmediata con el centro de salud.

Vacaciones con niños: actividades

Aprovechemos el tiempo de ocio compartido con nuestros hijos para sembrar en ellos el gusto por los viajes. Los niños son naturalmente curiosos, en ello podemos basarnos para estimular su creatividad, su poder de observación, su participación.

Es el momento para realizar también, actividades que salen de nuestra rutina de todo el año: más aire libre, mas deporte o actividad física juntos. Visitas a museos curiosos, parques temáticos, exploraciones de la Naturaleza.

Disfrutemos con ellos, hagamos entre todos que las vacaciones con niños sean especiales y dejen excelentes recuerdos para toda la vida.

En Diario del Viajero | Más sobre viajes y niños

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio