Compartir
Publicidad
La isla española que se convierte en francesa cada seis meses (y donde Velázquez decoró una boda)
España

La isla española que se convierte en francesa cada seis meses (y donde Velázquez decoró una boda)

Publicidad
Publicidad

Entre Hendaya (Francia), Irún y Hondarribia (España), discurre el río Bidasoa. Sería injusto decir que les divide, porque durante siglos el río ha sido compartido por españoles y franceses aunque también haya sido frontera caliente en determinados momentos de la Historia.

En uno de los tramos del Bidasoa, a su paso frente a Irún y Hendaya, encontramos una pequeña isla: la Isla de los Faisanes. No llamaría mucho la atención del visitante si no supiéramos su historia y su peculiar condición: se trata del condominio territorial más pequeño del mundo. Un territorio compartido entre Francia y España que se reparten su propiedad a partes iguales: seis meses cada una.

Un dato peculiar ya que dependiendo de cuándo visites la zona, estarás viendo territorio español o francés. Francia y España comparten la jurisdicción de la isla, asumiendo Francia la soberanía durante los meses de agosto, septiembre, octubre, noviembre, diciembre y enero. España, por su parte, controla la isla en febrero, marzo, abril, mayo, junio y julio.

Y decimos "viendo" porque no hay puente que cruce la isla. Y no lo había tampoco en 1659 cuando se escribió en este lugar un capítulo importante para la historia europea con la firma aquí del Tratado de los Pirineos.

Imaginemos el escenario del río Bisadoa entonces, en aquel siglo XVII, dividiendo dos potencias enfrentadas en la Guerra de los Treina Años mal acabada con la "Paz de Westafalia ".

Las delegaciones de Luis XIV y de Felipe IV se reunirían en la Isla de los Faisanes para terminar de arreglar el tema. Hacia allí llegaron el cardenal Mazarino en nombre de la corona francesa y Luis de Haro por el lado español. Cada representación levantó un puente desde su orilla del río para llegar a la isla, a cual mas ostentoso para impresionar al rival.

1024px Traite Pyrenees Cuadro de Velázquez. Tratado de los Pirineos

Sentados a la mesa de negociación durante semanas, de Haro y Mazarino repartieron posesiones, aceptaron condiciones y dibujaron un nuevo mapa europeo. Una de las soluciones encontradas para el conflicto bélico fue... un matrimonio. Y se celebró allí mismo meses después: entre Luis XIV, el Rey Sol de Francia y María Teresa de Austria, hija de Felipe IV.

Podemos verles a ambos en el cuadro de Velázquez que muestra el Acuerdo de los Pirineos.

El 9 de junio de 1660 se celebró la boda en la mismísima Isla de los Faisanes. Para el acontecimiento, la isla entera con sus 2.000 metros cuadrados, se convirtió en el escenario de los fastos. Para ello, el mismísimo Velázquez viajó desde la corte para ocuparse de la decoración integral, pocos meses antes de su muerte el 6 de agosto de 1660.

Hoy poco queda de aquellos lujos y personajes históricos. Tan sólo un monolito que recuerda el Tratado de Paz.

Por cierto, en la Isla de los Faisanes no hay ni ha habido nunca faisanes (salvo los que se cocinaran para la gran boda). Se le llama así por los faisants, los campesinos que se encargaban de drenar los juncales para cultivar a la vera del río.

En Diario del viajero | Ruta de las ciudades romanas del Atántico
En Diario del viajero | Guía del Camino de Santiago: el Camino del Norte

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio