Compartir
Publicidad

La senda ecológica del Tajo en Toledo

La senda ecológica del Tajo en Toledo
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Toledo es una ciudad vinculada a la visita cultural, dado el importante legado que su pasado de convivencia de distintos pueblos ha dejado en ella. Pero la orografía y el paisaje de Toledo están marcados por el río Tajo, y junto a él nos vamos a mover hoy.

Dejamos a un lado mezquitas, sinagogas, iglesias, museos, plazas, callejuelas intrincadas y tiendas de souvenirs. Vamos a recorrer la senda natural del Tajo en Toledo, alejándonos del centro de la ciudad y dejándonos envolver por el rumor de las aguas que discurren rápidas en el río.

Este camino natural del Tajo es un circuito por pasarela peatonal, señalizado al inicio de algunos tramos y durante el recorrido, con un total de cinco kilómetros. Ideal para correr, pasear (muy frecuentado por los toledanos, que conocen el secreto), pescar u observar aves...

Avanzamos a lo largo de una vereda, pavimentada a tramos, que marcha en todo momento pegada al río, bordeando arboledas y la falda del Tajo entre el puente de San Martín, joya arquitectónica con una de las mejores vistas a la ciudad y el nuevo Puente de Alcántara.

Además, si viajas en familia os gustará hacer esta excursión junto al Tajo con los niños, es una excursión sencillita, segura y lo pasarán estupendamente. En algunos puntos existen bancos y mesas en los que descansar, contemplar el paisaje o reponer fuerzas.

La mejor época para recorrer la senda ecológica del Tajo es la primavera o el otoño, evitando de este modo las temperaturas a veces extremas en las estaciones de verano e invierno. La flora y la fauna que podremos observar a lo largo del recorrido es de una gran riqueza.

Aunque, todo hay que decirlo, un día de invierno soleado que por la noche nos deja temperaturas gélidas permite que durante el día hagamos este camino, abrigados pero disfrutándolo.

Senda ecológica Tajo Toledo

Podemos acceder a la senda ecológica a través de varios puntos, desde el Barrio del embarcadero al este y especialmente junto a los puentes (de Alcántara, nuevo y romano; de San Martín; puente de parapléjicos (extremo norte de la ruta)... También accedemos a tramos intermedios descendiendo de algunas calles desde Toledo.

Ete recorrido se mezcla con otro de gran importancia y mucho más conocido, el de la Ruta del Quijote, obra y personaje omnipresentes en la ciudad de Toledo. No en vano, el manuscrito de Cide Hamete Benengeli que magistralmente introdujo Cervantes en su obra, supuestamente apareció en Toledo, y en la provincia se desarrolla buena parte del argumento de la novela.

Nos sentimos tentado de olvidarnos de la monumental ciudad junto a la que paseamos, pero en ocasiones sus vistas son espléndidas hacia el casco antiguo con las murallas y el Alcázar de Toledo, y también miramos hacia Los Cigarrales, el castillo de San Servando...

Desde Toledo, el Camino Natural del Tajo continúa decenas de kilómetros hasta las poblaciones de Albarreal de Tajo o la Puebla de Montalbán...

En definitiva, recordad que Toledo no solo permite el disfrute de una visita cultural. También existe un Toledo de naturaleza, y a él podemos aproximarnos realizando este paseo por la senda natural del Tajo. No olvidéis el almuerzo, ni la cámara de fotos...

Más información | Naturaleza Toledo En Diario del viajero | Los Cigarrales: una buena opción para nuestro alojamiento en Toledo, La Sinagoga de Santa María la Blanca en Toledo, La pulsera turística para visitar seis monumentos de Toledo, ¿merece la pena?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio