Publicidad

La bahía Kleftiko: mito y leyenda en la isla griega de Milos

La bahía Kleftiko: mito y leyenda en la isla griega de Milos
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

¿Nos trasladamos al lugar donde nacieron los mitos? La isla griega de Milos está considerada como una de las más bellas del mundo y hoy navegamos hasta una de sus calas más espectaculares: la bahía Kleftiko, una playa de leyenda.

Milos (Melos o Milo; sí, de aquí es la famosa Venus) es una pequeña isla volcánica del mar Egeo, perteneciente al archipiélago de las Cícladas, cuyas costas están formadas por interesantes fenómenos geológicos que dan lugar a rincones tan especiales como este.

Todavía no exprimida por el turismo de masas, la isla deja algunas estampas tranquilas, aunque según la temporada siempre habrá algún velero acercándose se la bahía Kleftiko, un lugar legendario al que solo se puede acceder a través del mar.

Allí nos esperan un conjunto de grandes formaciones rocosas que protegen la bahía y las aguas turquesas características de las islas. Un lugar repleto de cuevas que tal vez hace siglos atrajera a los piratas para esconder un tesoro. Eso cuenta la leyenda...

Para llegar a la bahía y explorar la costa rocosa buceando en busca del tesoro o simplemente para disfrutar de un buen baño, se puede acceder en una excursión organizada que suele salir del cercano puerto de Adamas, el principal puerto de la isla.

Cuevas Kleftiko Milos

Eso sí, aunque a veces se la denomina "playa", no busques arena en Kleftiko, ya que lo más parecido es el acceso al agua a través de la playa de roca blanca. Si lo que buscas es arena, mejor decantarse por la playa de Firiplaka.

Milos es una pequeña isla de apenas 150 kilómetros cuadrados de superficie, en su mayoría recorrida por colinas. La capital es Milo o Plaka, en la bahía de Milo al norte de la isla, y la otra ciudad principal es Apolonia, en el extremo noreste, con las ruinas de Filakopi al oeste.

Milos es una de las primeras islas Cícladas que fueron habitadas. Según la mitología griega el primer habitante de la isla era Milos, descendiente de familia real, que fue enviado a la isla por la diosa Afrodita. Y le debió de gustar, porque se sabe que estuvo habitada desde el periodo neolítico.

Precisamente en esta isla fue encontrada la famosa Venus de Milo o Afrodita de Milo, una de las estatuas más representativas del período helenístico de la escultura griega, descubierta en el siglo XIX. Aunque hoy se puede contemplar la escultura original en el Louvre, en la capital de la isla se puede visitar el Museo Arqueológico de Milos donde hay una réplica de la misma.

Por cierto, tras este paseo por Milos y la bahía Kleftiko, si no sabes aún a qué isla de Grecia viajar, no te pierdas los siguientes artículos:

Fotos | Marco Verch y Lemon_fotos en Flickr-CC

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios