Compartir
Publicidad
Publicidad
Siete viajes en busca de leyendas
Consejos

Siete viajes en busca de leyendas

Publicidad
Publicidad

¿Te gusta hacer volar la imaginación cuando viajas? En muchos lugares esto es más sencillo, ya que esconden una historia oculta, un pasado legendario o mítico cuyo origen se pierde en la bruma de los tiempos y que hoy nos atrapa con su misterio.

Con su misterio y con su belleza, porque estos siete viajes en busca de leyenda nos van a cautivar. Maravillas naturales o creadas por el ser humano que esconden historias fascinantes alrededor del mundo.

El Monte Fuji

Empezamos en Japón, en la cima más alta del país y su símbolo nacional: el monte Fuji. Cerca de Tokyo, en la región de los Cinco Lagos, este cono volcánico perfectamente simétrico cuenta con varias leyendas a su alrededor.

La leyenda japonesa más antigua de la que se tiene registro sugiere que el monte Fuji recibió su nombre de la palabra 'inmortalidad' (不死 'fushi'). Es una montaña sagrada y destino de peregrinación desde el siglo VII. Para venerar las numerosas divinidades de las diferentes religiones relacionadas con el monte Fuji se han construido sobre él o a sus pies varios santuarios y numerosos toriis, arcos tradicionales japoneses.

Cuenta la leyenda que un día un campesino vio surgir a una pequeña niña de un bambú brillante. La adoptó junto a su esposa y le pusieron el nombre de Kaguya-hime. A partir de entonces, a la familia le sonrió la fortuna, ya que cada vez que cortaban una rama de bambú surgía oro. Cuando la niña creció se convirtió en una joven de belleza sin igual, pretendida por los príncipes de todo el país. Incluso por el emperador.

Pero ella, que era hija de la Luna y que pronto volvería a su verdadero hogar, también lo rechazó. Le envió al emperador un mensaje con su historia y el elixir de la inmortalidad. Al conocer su historia, el emperador quiso ir a la montaña más alta, la más cercana a la luna, para quemar allí la carta y derramar el elixir con la esperanza de que su mensaje pegara a la luna, a su amada. Pero el elixir nunca se apagó y convirtió la montaña en un volcán.

Es el sueño de muchos japoneses y turistas subir a la cima del Monte Fuji, algo que solo se puede hacer en verano, del 1 de julio al 28 de agosto, cuando también es posible que nos sorprenda alguna nevada. Por cierto, ya volviendo al mundo real, has de saber que podrás compartir la proeza por redes sociales.

Pero si no quieres hacer las seis horas de subida (alguna menos de bajada), puedes llegar a "la quinta estación", situada en el camino de escalada Kawaguchiko-Yoshida-guchi, a una altitud de 2.305 metros, accesible en autobús con la línea de Fuji Subaru. Desde aquí, se puede ver con claridad la cima del monte Fuji.

Por supuesto, las vistas del monte son espectaculares desde sus alrededores y la región cuenta con atractivos turísticos indudables. No puedes perderte la ciudad de Fuji-Yoshida con su santuario de Kitaguchihongu-Fuji-Sengen, explorar los cinco lagos, los bosques... Foto: Jeffrey Tripp en Flickr-CC.

Rapa Nui, Isla de Pascua

Leyenda Rapa Nui

La Isla de Pascua es un lugar legendario, una isla distante, extraña y hermosa. Si algo la caracteriza son las 900 estatuas llamadas Moai, que son las representaciones de piedra de los ancestros deificados de la gente. Sigue siendo un misterio cómo los antiguos pobladores movieron estas enormes esculturas, algunas de las cuales alcanzan más de 10 toneladas.

La historia y la cultura Rapa Nui no se ha podido desentrañar totalmente, pero sí cobran mucha relevancia los mitos y leyendas de Isla de Pascua para intentar explicar hechos pasados, como siempre, aderezados con mucha imaginación y magia.

Ahu Akivi es un yacimiento arqueológico de características únicas, en el flanco suroeste del volcán Maunga Terevaka, el punto más alto de toda la isla. Las siete estatuas que allí están fueron transportadas desde la cantera del volcán Rano Raraku, a 15 kilómetros de distancia, utilizando un método aún desconocido. Fueron colocadas, como todas las demás, para velar y proteger a los habitantes del poblado gracias a la influencia de su poder místico.

Cuenta la leyenda que las siete estatuas están relacionadas con siete jóvenes que fueron enviados a explorar la isla antes de su primera colonización por el rey Hotu Matu’a, aunque esta versión es bastante improbable porque datan del siglo XV, una época muy posterior a los primeros pobladores de la Isla de Pascua. Algunas historias dicen que los siete exploradores y estos gigantes de piedra representan las siete generaciones o tribus que habitaron el lugar. Foto: Frank Kheren en Flickr-CC.

Leyenda de Garajonay, La Gomera

Garajonay La Gomera leyenda

Los bosques milenarios del archipiélago canario adquieren su máxima expresión en Garajonay, Patrimonio de la Humanidad. Un ecosistema fascinante, proveniente de la Era Terciaria, que se conserva gracias a las particulares condiciones climatológicas de esta zona de La Gomera. Aquí, los vientos alisios y las brisas cálidas se combinan en una omnipresente niebla, en rocío y en humedad que dotan a los distintos bosques de un aspecto mágico.

Entre la laurisilva y los espectaculares monumentos geológicos parece que nos trasladamos a otra época, hace millones de años, y que en cualquier momento nos podría sorprender algún mamut o un dinosaurio, con permiso anacrónico mediante.

La etimología popular señala que Garajonay debe su curioso y sonoro topónimo a dos enamorados, una princesa gomera llamada Gara y el joven guanche Jonay. Cuenta la leyenda que, huyendo de los perseguidores que rechazaban esa relación, se juraron amor eterno en el Alto de Garajonay. Incluso los malos presagios del Teide que empezó a escupir fuego en la isla vecina, no pudo con su amor. ¿O sí? Porque los amantes se suicidaron en un abrazo mortal.

Parece no obstante que en esta ocasión fue Garajonay el que puso nombre a los protagonistas de esta leyenda y no al revés… Y es que ya hace miles de años, antes de los tiempos de princesas, Garajonay fue territorio sagrado para los pobladores gomeros. En cuanto nos introducimos en él, comprendemos por qué. Foto: Mark Gregory en Flickr-CC.

Leyenda de Chichen Itzá

Leyenda Chichén Itzá

Nos trasladamos ahora a Chichén Itzá, en México, porque pocos lugares en el mundo guardan tanto misterio, tantas leyendas y tanta historia. Porque aquí, desde que la ciudad fuera erigida en el siglo VI, todo se entremezcla y somos testigos de una época grandiosa donde la magia se confundía con la vida diaria.

La ciudad maya aparece rodeada de leyenda, desde sus cenotes a su castillo de Kukulkán, donde cada año con la llegada del equinoccio de primavera se produce el fascinante descenso de la serpiente. Gracias a un hipnótico juego de luces y sombras, durante unas pocas horas una ilusión óptica permite ver cómo el cuerpo de una serpiente repta desde la cima de la pirámide hasta la cabeza de la serpiente emplumada en la base.

Chichén Itzá, cuyo nombre significa "Boca del pozo de los Itzáes o de los brujos del agua", es uno de los vestigios arqueológicos más importantes de la cultura maya. Pero las causas de su abandono en el siglo XIII son bastante desconocidas y, como era de esperar, se tiñeron de leyenda.

Cuentan que en época de luchas entre unión de las casas sacerdotales de la península de Yucatán, el príncipe de Chichén Itzá, Canek (en maya ‘Serpiente negra’) se enamoró de la princesa Sac-Nicté de Mayapán, comprometida en matrimonio al príncipe Ulil, el heredero del reino de Uxmal.

El día de la boda Canek apareció interrumpiendo la ceremonia con 60 de sus guerreros y arrebató a la princesa del altar. Los dos reinos agraviados marcharon hacia Chichén Itzá para vengarse y recuperar a la princesa, pero al llegar encontraron que la ciudad había sido abandonada por sus pobladores y la saquearon. Desde entonces la ciudad permanece desolada hasta nuestros días.

Por supuesto, en la península de Yucatán y junto a Chichén Itzá podremos disfrutar de otros lugares más o menos legendarios, pero en cualquier caso de indiscutible atractivo: los cenotes, las playas, otros recintos arqueológicos como Cobá o Tulum, ciudades como Mérida, Playa del Carmen, lugares naturales y de ocio como Xel-Há... Foto: Alistair Edmondson en Flickr-CC.

El lago Titicaca

Leyenda Lago Titicaca

Viajamos al lago navegable más alto del mundo, el Titicaca, ubicado en el Altiplano andino en los Andes Centrales, a una altitud media de 3812 metros, entre los territorios de Bolivia y Perú. El lago Titicaca, cuyo nombre significa "puma de piedra", tuvo gran importancia religiosa en el imperio inca.

El Inca Garcilaso de la Vega describe el origen legendario de los Incas en las espumas del lago Titicaca, en las tradiciones orales de la zona aún se considera la isla del Sol como el lugar de donde salieron los legendarios Manco Capac y Mama Ocllo para fundar el Tahuantinsuyo.

Pero también existe una leyenda sobre el origen del inmenso lago. Hace mucho tiempo, este lugar estaba ocupado por un valle fértil poblado de personas a las que nada les faltaba y eran protegidos por los Apus, los dioses de las montañas. Solo les prohiban una cosa: nadie debía subir a la cima de las montañas donde ardía el Fuego Sagrado.

Pero con el paso del tiempo el diablo tentó a los hombres y estos emprendieron la subida a las montañas en busca del fuego. Los Apus respondieron soltando miles de pumas de las cuevas, que devoraron a los osados.

Solo Inti, el dios del Sol, se compadeció de ellos y comenzó a llorar en una tristeza tan grande que duró 40 días: sus lágrimas inundaron el valle. Solo sobrevivieron un hombre y una mujer, que vieron con sorpresa la transformación del valle en lago. Los pumas se habían convertido en piedra: las islas. Foto: David Almeida en Flickr-CC.

La cascada de las siete hermanas, Noruega

Leyenda cascada Siete Hermanas Noruega

Noruega también es tierra de leyendas y con el nombre de “Siete hermanas” se conoce tanto a una serie de siete montañas como a una espectacular cascada que cae en siete chorros, a donde nos dirigimos.

La cascada de las Siete Hermanas (noruego: De Syv Søstrene o Dei Sju Systrene, también conocida como Knivsflåfossen) consta de siete corrientes separadas, y la más alta de las siete tiene una caída libre de 250 metros. Se encuentra en el Fiordo de Geiranger, Patrimonio de la Humanidad. Justo enfrente, al otro lado del fiordo se encuentra una cascada de una sola corriente llamada El Pretendiente (en noruego, De Syv Søstrene o Dei Sju Systrene).

La leyenda de las siete hermanas cuenta que ellas bailan alegremente mientras descienden y al otro lado del fiordo el pretendiente coquetea con las muchachas desde la distancia. ¿El origen legendario de todo? Las siete hijas de un campesino que vivían en este lugar, en la ahora abandonada granja de Knivsflå, y eran pretendidas por un joven que habitaba justo enfrente, al otro lado del fiordo.

Fue pretendiendo una a una, e invariablemente una tras otra le daban la misma respuesta: no. Cuentan que el pretendiente, deprimido por tantos rechazos, se volvió loco. Y la fuerza de la desilusión los convirtió a todos en cascada. Por cierto, el rostro vigilante del padre, convertido en piedra, está junto a las siete hermanas.

Ya tenemos un motivo más para fijarnos en los espectaculares paisajes del Geirangerfjord, uno de los lugares más turísticos del país. Desde el pueblo de Geiranger, situado en el final del fiordo, parten unos 150 barcos de pasajeros que realizan excursiones a través del mismo. Otra de las cascadas más famosas es la del Brudesløret («Velo Nupcial»). Foto: Saul Grinberg Filho en Flickr-CC.

Transilvania: Drácula y mucho más

Transilvania castillo Drácula

No todo iban a ser historias de amor, también la leyenda negra y trágica tiñe otros muchos lugares. Como Transilvania, en el corazón de Rumanía, un destino que sorprende con la belleza de sus paisajes y su patrimonio cultural, de modo que el mito vampírico es tan solo una excusa más para conocerlo.

Ficción y realidad se entremezclan en un entramado legendario que toma como base la figura de Vlad Tepes, "El Empalador", apodado Dracula, que en rumano significa "hijo del dragón". En el siglo XV, época de contiendas, este sanguinario príncipe que había visto morir a su familia de manera cruel ajusticiaba a sus enemigos empalándolos, envenenaba los pozos, quemaba los pueblos... Esta figura inspiró al escritor gótico Bram Sotker, que lo llevó a ser universalmente conocido como el conde Drácula.

En la región de Transilvania muchos turistas visitan los lugares relacionados con este personaje, como el castillo de Bran, monumento nacional. Pero desde las colinas y lagos del norte, a los valles boscosos del sur, aquí encontraremos algunas de las ciudades medievales mejor conservadas de Europa: Brasov, Sighisoara, Napoca, Sibiu...

Además, cerca de Brasov y Bran están las iglesias fortificadas de Agnita, Biertan, Calnic, Harman, Darjiu, Prejmer, Viscri... declaradas Patrimonio Mundial por la UNESCO. Los Cárpatos nos brindarán junto a paisajes inolvidables, nuevas leyendas para explorar. Foto: spline splinson en Flickr-CC.

En Diario del viajero | 23 curiosidades y leyendas del castillo de Edimburgo, Sa Dragonera Mallorca): una isla de leyenda situada en el meridiano de París

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio