Publicidad

¿Café au lait, crème o noisette? Cómo pedir un café en París

¿Café au lait, crème o noisette? Cómo pedir un café en París
8 comentarios

Publicidad

Publicidad

Sentarse en una terraza parisina es una experiencia que no deberías perderte a tu paso por la capital francesa. Hacer un alto en el recorrido turístico para sentarse a ver... u organizarlo como una salida en si misma. Porque lo vale. París tiene multitud de cafés en plazas y bulevares, esquinas de barrio o grandes avenidas. Siempre encontrarás un bistró donde sentarte a tomar un café en París.

Pero cuando llega el garçon le quieres pedir un café a tu gusto y... ¡Ayuda! No por nada París es una de las mejores ciudades donde tomar café. Por la calidad de su hechura, las mezclas, el gusto popular por esta bebida. Pero te encontrarás con tantas presentaciones diferentes, con sus nombres propios à la française que podrás sentirte un poco perdido.

¡Tranquilo! Aquí te damos una pequeña explicación sobre las formas mas usuales en que se puede pedir un café en París.

  • Café au lait o café con leche: Se sirve en una taza grande una parte de café por una parte de leche. En la versión latte (en italiano) se agrega un poco de leche condensada en el fondo de la taza.
  • cafe paris

  • Café crème: El café parisino por excelencia. Una parte de café por una parte de crema de leche. Se suele servir con el acompañamiento de un pequeño vaso de agua fresca. La crema que se utiliza es la Crema Chantilly, que es nata batida con azúcar y unas gotas de esencia de vainilla. Puedes pedirlo en taza grande para prolongar el placer de probarlo.
  • Café noisette: El típico "cortado" o sea un café espresso con algunas gotas de leche, servido en taza pequeña.
  • Lait tacheté: En Italia se le conoce como latte macchiato y en España como nube o lágrima dependiendo de la pequeña cantidad de café que se eche en una parte de leche.
  • Café Hélène: Si buscas un detalle dulce.. dulce, pídelo: un café espresso con un toque de crema de avellanas.
  • Café viennois o vienés: Esta modalidad originaria de la capital austríaca, tiene varias versiones a cual mas sabrosa. Básicamente se trata de un café espresso tipo americano (alargado con agua caliente) al que se le agrega nata montada con algún ingrediente extra que puede ser chocolate rallado o en trocitos, o canela.
  • Café du matin: Suele beberse a media mañana. Partimos de un café "largo" o americano y se le agrega una buena cantidad de leche hervida hasta que haga espuma. Si te lo sirven con la leche cayendo por los bordes de la taza, no te quejes... eso es signo de que la leche hirvió lo suficiente.
  • paris

    Por supuesto, en las brasseries, bares y terrazas parisinos podrás pedir un tradicional café americano (un espresso mas 2 partes extras de agua caliente) o el mundialmente conocido capuccino.

    Y si te gustan las versiones más exóticas puedes probar el café chateau (café espresso concentrado en vasito pequeño, con unas gotitas de licor de cerezas y una pequeña porción de crema Chantilly); el brûlot charentais (café espresso flambeado con coñac); café au caramel (café largo con una parte de caramelo líquido y otra de nata montada); el café français (café espresso con coñac) o el café italien (con gotas de licor Amaretto).

    A partir de allí se abre toda una amplísima oferta que incluye el "café de la casa" que puede incluir especias, licores varios y distintas combinaciones a cual mas imaginativa.

    Definitivamente, París merece detenerse a tomar un buen café. ¡Garçon!

    Fotos | John Altuse Cohen, Jasminjennyjen y Dev Null En Diario del Viajero | ¿Dónde comer las mejores crêpes de París? En Diario del Viajero | Souvenir original: macarons de París

    Temas

    Publicidad

    Comentarios cerrados

    Publicidad

    Publicidad

    Inicio
    Compartir