Compartir
Publicidad
Publicidad

Descubriendo Lisboa: el Palácio da Independência

Descubriendo Lisboa: el Palácio da Independência
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días que nos paseamos por una concurrida zona de A Baixa, la Plaza do Rossio en Lisboa, pues es un lugar que congrega distintos puntos de interés al margen de la propia plaza, como el Teatro Nacional o la Estación de Rossio.

La Plaza de Rossio vertebra, junto a otras plazas importantes como Restauradores, la Praça do Município o la de Comércio, la zona baja de Lisboa, centro neurálgico de comunicaciones y comercial, una zona moderna a la que se asoman las siete colinas de la ciudad desde sus barrios más típicos.

En este caso nos centramos en el Palacio de la Independencia, un edificio histórico junto a la Praça do Rossio.

Palácio da Independência en Lisboa

En el lateral derecho de la plaza de Rossio, ligeramente elevado sobre la animada rua de Barros Queirós, puede verse la fachada rojiza de este palacio, cercano al teatro de Dona Maria II, ejemplo de la arquitectura manierista lisboeta del siglo XVII.

El palacio actual, residencia original de los condes de Almada (como "Palacio de Almada" se le conocía), comenzó a construirse en 1466. Recibe el nombre de "Palacio de la Independencia" porque fue aquí donde, en 1640, se constituyó la alianza de Portugal para su separación de España.

Su fachada se levanta en dos niveles; el más bajo está recorrido por ventanas, mientras que el superior se abre en balcones adintelados. En el centro se abre la portada principal coronada con un blasón, y la fachada lateral que se abre a la rua das Portas de Santo Antao salva el desnivel del terreno con un pórtico de siete arcos.

Podemos recorrer el palacio gracias a una visita guiada online desde la Sociedad Histórica de Independencia de Portugal.

Palacio da Independencia en Lisboa

El interior del palacio está decorado con azulejos, destacando los del patio superior, obra del español Gabriel del Barco, el revestimiento de la Biblioteca, realizado en el año 1720 en los talleres de António de Oliveira Bernardes.

Destaca también el patio, decorado con episodios mitológicos, y las cerámicas que decoran el pabellón del viejo jardín posterior de la residencia, en los que se representa la reunión de los conjurados de 1640 para proclamar la Restauración de Portugal.

En él también se reunió el Ministerio del último monarca portugués, que capituló durante la mañana del 5 de octubre de 1910. La foto superior muestra las fuerzas de seguridad tras la implantación de la República en dicha fecha.

Si queremos seguir paseando por el Rossio, que fue durante siglos un punto de encuentro para los lisboetas y lo sigue siendo hoy, encontraremos una plaza rodeada de comercios, restaurantes y hoteles. Algunas de sus tiendas y cafés datan del siglo XVIII, como la tradicional Pastelaria Suiça y el Café Nicola.

Vale la pena detenerse en el Palácio da Independência, junto a la Plaza de Rossio en Lisboa, e impregnarse de su belleza y su historia que os esperamos haber trasladado, aunque sea en parte, en estas líneas.

Más información | Sociedad Histórica de Independencia de Portugal Fotos | SHIP En Diario del viajero | Descubriendo Lisboa, El barrio de Alfama, Los tranvías de Lisboa, Lisboa en Navidad

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos