Compartir
Publicidad

Descubriendo Oporto: el Teleférico de Vila Nova de Gaia, ¿subimos o no?

Descubriendo Oporto: el Teleférico de Vila Nova de Gaia, ¿subimos o no?
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Oporto es una ciudad para contemplar desde distintas perspectivas y sorprendernos con su belleza. Una de las mejores vistas de Oporto se obtienen desde la parte superior del Puente de Luis I y desde Vila Nova de Gaia, en la orilla opuesta a Oporto. Y para pasar de uno a otro punto, podemos subir al teleférico de Vila Nova de Gaia.

Al final del puente de Luis I tenemos la entrada al teleférico, que nos dejará en la orilla del Duero, junto a las famosas bodegas. Se trata de una bonita bajada que se puede realizar desde 2011 y que es de uso fundamentalmente turístico, pues el recorrido se puede hacer de otros medios, tal vez no tan espectaculares o rápidos, pero sí más baratos.

Fue un poco la casualidad la que nos llevó a tomar este transporte en nuestra visita a Oporto y gastarnos los cinco euros para bajar (menos mal que los niños no pagan), pues en nuestra primera tarde en la ciudad, un poco perdidos aún, con dos niñas pequeñas, para llegar hasta Vila Nova de Gaia con el objetivo de un paseo en barco por el Duero se nos agotaba el tiempo.

Es decir, o subíamos al teleférico y conseguíamos tomar uno de los últimos barcos que salen por la tarde a recorrer el río, o probablemente nos quedaríamos sin hacer ese paseo sobre el Duero (que a mí me hacía mucha ilusión) en este viaje a Oporto.

Tras pasear por el nivel superior del Puente de Luis I y dedicarnos a hacer fotografías por doquier desde esas primeras vistas impresionantes sobre Oporto, llegamos a la freguesia de Santa Marinha, en Vila Nova de Gaia.

Teleférico Vila Nova de Gaia

Allí está el Jardim do Morro, un bonito y tranquilo espacio verde con mirador, un restaurante panorámico y las instalaciones del teleférico. Hay una parada de metro que nos deja en este punto. Estamos a 57 metros de altura y el recorrido hasta la ribera del Duero son 562 metros que se recorren en unos cinco minutos.

Las instalaciones que albergan las entradas, tanto en la parte alta de la Serra do Pilar como en Cais de Gaia son obra de los arquitectos Francisco Castello Branco Vieira de Campos y Ana Cristina Alves Guedes.

Hay opiniones para todos los gustos sobre si hacer o no este trayecto, principalmente por el precio que hay que pagar. Yo, como digo, lo hice un poco por necesidad pero no me arrepiento, disfruté mucho de la bajada en un atardecer luminoso, uno de los pocos días esplendorosos que viviríamos en oporto. Aunque tal vez me lo hubiera ahorrado si el plan hubiera sido diferente.

Si vais con bebé y cochecito, es una manera muy cómoda de hacer este recorrido, no hace falta plegar el carrito de paseo, la cabina tiene capacidad para ocho personas. Sobra decir que los niños disfrutan de este paseo al máximo. ¡No olvidéis la cámara de vídeo para el descenso!

Este medio de transporte cuenta con 12 cabinas, y las tarifas son de 8 euros ida y vuelta o 5 euros solo ida. El teleférico de Vila Nova de Gaia abre todos los días entre las 10 y las 18 horas en invierno y hasta las 20 horas en invierno (cierra el 25 de diciembre).

Fotos | Eva Paris en Diario del viajero En Diario del viajero | Turismo en Oporto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio