Compartir
Publicidad

Diez platos que no puedes perderte cuando viajes a Suiza

Diez platos que no puedes perderte cuando viajes a Suiza
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Me conozco Suiza de arriba a abajo, porque hace años tuve la ocasión de recorrerla en bicicleta, lo que incluye que también he explorado su gastronomía; a pesar de que Roland Pierroz, uno de los chefs más importantes de Suiza, dueño del Hotel Rosalp, en Verbier, señalara irónicamente que "la gastronomía suiza no existe". O dicho de otro modo: no hay casi variedad y todo se basa en cocina muy calórica a fin de soportar los rigores del clima.

Es cierto que la cocina suiza es calórica y poco diversa (y eso que, todavía hoy, en el plan de estudios escolar de la educación primaria y secundaria se incluyen clases de cocina). Pero, aún así, dispone de algunos platos deliciosos que no debeís perder la ocasión de probar. A continuación podéis descubrir los diez principales.

  • La fondue: seguramente el plato más importante del país. Más sencillo, imposible: queso fundido servido en una cacerola de metal que se come rebañando un pedazo de pan pinchado en un tenedor.
  • La raclette: media rueda de queso que se funde progresivamente, por capas, y se raspa con un cuchillo plano para acompañarlo con patatas pequeñas.
  • El rösti: torta de patatas ralladas y doradas en una paella. Algo parecido a la tortilla española, pero menos sabroso.
  • Sopa de chalet: potaje de batatas, habas, nabos y macarrones. Una bomba de triglicéridos para llenar el estómago.
  • El Älplermakkaronen de queso: los típicos macarrones con queso enriquecidos con trozos de tocino y abundante nata, que en las cabañas de montaña a menudo se toma en pleno verano, en grandes cuencos de madera.
  • Sopa de harina: plato tradicional del carnaval de Basilea que está confeccionada con una salsa de harina tostada y cebollas cortadas en aros.
  • Le Bölletünne: tarta de cebollas con lonchas de tocino, nata ácida, huevos y comino.
  • Los malakoffs: buñuelos de gruyère salado.
  • Pan de peras: empanada rellena con una pasta de peras y vino tinto, con higos, ciruelas secas, dátiles y una mezcla de almendras, nueces y avellanas. ¡Locuraaa!
  • El muesli: el desayuno más famoso del mundo fue inventado aquí en 1897 por el dietista Bircher-Benner de Zurich. Los suizos lo llaman Birchermuesli en honor a su inventor.

2337188948_aa4ee97d27.jpg
Si, como yo, sois como roedores que arriesgarían su vida por un pedazo de queso colocado sobre una trampa, nos debéis perderos los pueblos que quedan en las inmediaciones de Gruyères: Pringy y Moléson. En Pringy se ubica la quesería-demostración, una construcción XXL que es una hibridación de tienda de recuerdos, restaurante y quesería abierta al público. Aunque la fabricación del gruyère es industrial, existe la posibilidad de degustarlo. La quesería de Moléson, por el contrario, es totalmente artesanal: una casa de madera que se remonta al siglo XVII, la fromagerie d´alpage (quesería de altura), una réplica de las queserías de verano de los pastores que pasaban las temporadas de calor con sus rebaños en los Alpes.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio