Compartir
Publicidad

El camino de los cátaros

El camino de los cátaros
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los amantes de la Historia encontrarán apasionante la realización de este camino de los cátaros que proponemos hoy. Desde Perpignan hasta Foix, en el sur de Francia.

Una ruta que puede hacerse en 3 días y es llamada "Ruta de los Castillos Cátaros o de la Libertad". Seguiremos las huellas de este gran movimiento herético de los siglos XII y XIII. En la actualidad, con aires míticos, y siempre con un gran atractivo para el viajero.

El recorrido nos llevará por tierras occitanas a conocer los siguientes castillos:

Castillo de Roquefixade

Era éste un pequeño castillo cuyas piedras sirvieron para construir el pueblo que se implanta en su antigua ubicación desde donde se tienen bellas vistas.

Castillo de Montsegur

Su historia está tristemente marcada por la muerte de 225 cátaros, sacrificados en la hoguera, por no abjurar de su fe en el año 1244. El camino hacia el castillo parte desde el Prat dels Cremats (Prado de los Quemados) donde una estela recuerda la tragedia. Su acceso es el más duro de todos, aunque las vistas bien merecen el esfuerzo.

Castillo de Puivert

Situado a pie de carretera y con acceso directo, su emplazamiento nos explica la finalidad de esta bella construcción. Más que una fortificación defensiva, se destinó como lugar de ocio y encuentros, como torneos de caballos y veladas con juglares y trovadores.

Roquefixade

Castillo de Puilaurens

La fortaleza más meridional de Francia durante cuatro siglos, fue uno de los enclaves más importantes de la resistencia cátara. Durante el camino de subida, diferentes carteles nos informan de la flora local, haciendo más llevadero el camino de ascenso.

Castillo de Peyrepertuse

Se trata de una impresionante construcción militar del siglo XII, que se extiende a lo largo de 300 metros de cornisa rocosa. El acceso se realiza a través de un camino boscoso y, a menudo, el clima nos regala una niebla que hace la visita más especial.

Castillo de Quéribus

Próximo al castillo de Peyrepertuse, emplazado espectacularmente encaramado a un risco. Casi inaccesible desde el sur, Quéribus es un auténtico nido de águilas. Fue el último reducto cátaro que cayó en manos del rey en el año 1255. Los visitantes pueden revivir su historia con un audiovisual muy logrado.

Puivert

Castillo de Aguilar

Se accede fácilmente desde Tuchan: El castillo de Aguilar (siglo XII ), nos da unas hermosas vistas de los viñedos de las Corberes. Para destacar: la doble muralla y seis torres circulares . Su interior está muy deteriorado, desde que fue abandonado en el año 1569, sin embargo, podemos adivinar aún la leyenda.

Castillo de Puilaurens

Ubicado en el ayuntamiento de Lapradelle-Puilaurens. Esta fortaleza se encuentra encaramada a un espolón rocoso que domina el valle del río Boulzane desde sus 697 metros de altura. Bloqueaba el acceso al Fenouillèdes y formaba parte de los llamados cinco hijos de la ciudad de Carcasona.

Castillo de Villerouge-Termenès

Su castillo es uno de los castillos mejor conservados de este itinerario. Dicen que en él murió Guillaume Bélibaste, el último hereje de esta secta perseguida hasta el exterminio, el último perfecto cátaro conocido. Con su quema en la plaza de armas se dió por concluida la cruenta campaña de persecución sistemática que sufrieron los cátaros. Este castillo está flanqueado por cuatro torres, y se puede visitar el museo cátaro.

La ruta de los castillos cátaros, a poca distancia de la frontera entre España y Francia y a sólo minutos de Perpignan, puede ser un complemento perfecto a unos días en la Costa Brava catalana. Para los interesados en "meterse en la historia", les dejamos un enlace a un mapa de la zona donde se señalan los castillos mencionados.

Fotos | Jean-jacques QUEYRIE, MantisXxl y woueb en Flickr En Diario del Viajero | La ruta de los Castillos y Batallas En Diario del Viajero | Extremadura promueve el turismo en sus castillos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos