Compartir
Publicidad

Los parques nacionales de Islandia

Los parques nacionales de Islandia
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Islandia se está convirtiendo actualmente en un destino cada vez más popular para los amantes del turismo exótico. Este país, que normalmente nos evoca glaciares o volcanes, tiene lugares muy interesantes para visitar, siendo la naturaleza uno de sus principales atractivos. Y no hay mejor lugar para disfrutar de la belleza de Islandia que en sus parques nacionales.

En total hay tres en el país, los cuales están a cargo de la Agencia de medio ambiente y alimentación de Islandia, y tienen cada uno sus propias particularidades que los hacen especiales.

El Parque Nacional de Vatnajökull

Es el más grande de toda Europa, con sus 12.000 kilómetros cuadrados, lo cual significa un 12 % del total de la superficie de la gran isla. Engloba, entre otras áreas, todo el glaciar Vatnajökull y presenta una gran cantidad de cascotes de hielo dinámicos.

También destaca por la presencia de glaciares emisarios, que son aquellos que se originan en el interior de grandes masas de hielo y fluyen como corrientes de hielo. Ninguna región del mundo presenta semejante combinación de glaciares con energía geotérmica y alctividad volcánica subglacial.

En Vatnajökul, las lenguas glaciares pueden alcanzar alturas de 600 a 800 metros sobre el nivel del mar y también podemos encontrar aquí lagos volcánicos.

El Parque Nacional Thingvellir

Fue declarado como tal en 1928 y es uno de los lugares más visitados del país. En las últimas décadas, se han hecho investigaciones que concluyen en que la historia y la biodiversidad presente en Thingvellir hacen de él una maravilla natural de inmenso valor.

Se ubica al sureste de Islandia, en un valle que fue provocado por una fractura entre las placas tectónicas auroasiática y norteamericana. Las fallas volcánicas atraviesan toda la región, algunas de ellas formando lagos de agua clara. Una de las fuentes de agua clara es la conocida como como Peningagjá (que significa cañon de los peniques) porque el fondo está lleno de monedas. Dicen que si lanzas una y pides un deseo, si la ves tocar el fondo se cumplirá.

El Lago Thingvellir tiene especial interés porque alberga tres de las cinco especies de agua fría que hay en Islandia, especies que no podemos encontrar en otro lugar del mundo. Estas tres especies constituyen un testimonio viviente de la evolución, lo cual ha hecho que este lugar se haya convertido en un foco de investigación en el campo de la formación de especies.

El Parque Nacional Snaefellsjökul

Es el único que llega desde la costa marítima hasta las cimas de las montañas, cubriendo una superficie de 170 kilómetros cuadrados. Situado al pie de un glaciar y un volcán, su formaciones volcánicas son muy variadas y realmente fascinantes.

La parte de la costa está cubierta en gran parte por lava procedente del glaciar o los cráteres cercanos, aunque cubierta con una fina capa vegetal y diversas plantas. Y otro punto a favor para Snaefellsjökul es su fauna: se pueden ver muchas especies de aves marinas, así como diferentes tipos de especies acuáticas. Aunque no hay en grandes cantidades, si van paseando por la zona de la costa, es posible que incluso vean focas.

Cada uno de estos tres espacios naturales guardan sus propios encantos y pueden ser una buena excusa para viajar a esa parte del mundo desconocida para muchos que es Islandia.

Fotos | Flickr de The.Roit, Clatiek, Henrik Moltke y bonus1up En Diario del Viajero | Islandia (II): mil opciones de aventura

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio