Compartir
Publicidad

Rusia: matrioskas no tan tradicionales

Rusia: matrioskas no tan tradicionales
0 Comentarios
Publicidad

Hay souvenirs de mal gusto, souvenirs curiosos, souvenirs bonitos (las menos de las veces), souvenirs que no le regalarías ni a tu peor enemigo, y souvenirs que, aunque sólo los veas durante unos breves instantes, quedan grabados en tu memoria para siempre.

Esto fue lo que me ocurrió a mi hace un par de meses en el mercadillo que hay a los pies de la Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada de San Petersburgo. Estaba picoteando de puesto en puesto, haciendo tiempo para la hora de comer, y mi atención fue a fijarse en las matrioskas, esas tradicionales muñecas rusas que esconden muchas otras muñecas en su interior, unas dentro de otras.

La variedad que hay es increíble: desde las más tradicionales hasta aquellas que representan equipos de fútbol al completo. Entre todas ellas llamaron especialmente mi atención estas series, encabezadas por un personaje famoso, seguido de aquellos que de alguna forma tienen relación con él.

Algunas de las más repetidas eran las matrioskas de Kurt Cobain y los integrantes de Nirvana, Harry Potter y sus amigos de Hogwarts, o Barack Obama y otros colegas demócratas. Todas las series, al fin y al cabo, con un hilo conductor común.

Entonces, en un momento determinado, una matrioska llamó mi atención. Era la matrioska de Saddam Hussein, y no pude evitar abrirla para ver qué escondía en su interior. ¡Cuál no sería mi sorpresa al descubrir dentro al mismísimo Bin Laden!

A estas alturas sigo sin comprender (más que muy a grosso modo) la relación entre los personajes, pero todavía me acuerdo de la matrioska de vez en cuando. Aunque, en realidad, la pregunta que más me hago es: ¿quién querría poner este recuerdo en la estantería de su casa?

Imagen | Carmen En Diario del Viajero | La muñeca chamulita: souvenir zapatista, Souvenir de Milán: de recuerdo a arma política

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio