Compartir
Publicidad
Si eres amante del deporte, Cardiff es tu destino para 2017
Europa

Si eres amante del deporte, Cardiff es tu destino para 2017

Publicidad
Publicidad

Hace unos días saltaba la noticia de que el evento internacional que más turistas atrajo el año pasado fue la final de la Champions League en Milán y que, en general, los partidos de fútbol son grandes imanes para los viajeros amantes de este deporte. En 2016 hubo dos grandes eventos deportivos, los Juegos Olímpicos de Río y la Eurocopa de Francia, pero el encuentro que decide al campeón de la Liga de Campeones sigue teniendo mucho tirón.

En este 2017 que acaba de comenzar, esa final se disputará en Cardiff, capital de Gales, una ciudad más conocida por su afición al rugby que por el fútbol, pero que puede ser un destino más que interesante para los aficionados al deporte que viajan de evento en evento.

Del Seis Naciones a la Champions League

En Cardiff hay también un estadio de críquet (Glamorgan, que este verano acogerá varios partidos de Inglaterra en el ICC Champions Trophy), pero el centro de su actividad deportiva es el Estadio Nacional de Gales (o Estadio del Milenio, o estadio Principality). Se construyó en 1999 para ser una de las sedes del Mundial de rugby de ese año, y desde entonces se ha convertido en una de las atracciones turísticas principales de la ciudad. De hecho, las cuatro torres que sustentan su techo retráctil son visibles desde casi cualquier punto de su centro urbano.

Estadio La entrada al Estadio del Milenio.

Allí es donde la selección galesa de rugby juega sus partidos como local del torneo Seis Naciones, que enfrenta a Inglaterra, Francia, Escocia, Gales, Irlanda e Italia, y que arranca este año el 4 de febrero. El 11, Gales jugará contra Inglaterra en Cardiff, y su último partido en casa, de la primera fase, será el 10 de marzo, contra Irlanda. El rugby es, realmente, el deporte nacional del país (aunque el fútbol haya ido ganando muchos adeptos recientemente, sobre todo después del buen papel que su selección hizo en la última Eurocopa), y el ambiente en la ciudad, y en los bares deportivos del centro, durante los encuentros en casa de su equipo en el Seis Naciones no tiene comparación.

En el fútbol, el interés está más centrado en la selección (el único equipo galés en la Premier League es el Swansea; el Cardiff City está en segunda división), pero la celebración de la final de la Champions League va a ser un acontecimiento. La fecha para ese partido es el próximo 3 de junio (el día 1 se disputará la final de la Champions femenina), por lo que hay tiempo de sobra para planificar el viaje, si es que nuestro equipo se clasifica o, simplemente, tenemos la suerte de conseguir una entrada.

Cardiff en un fin de semana

Millennium Centre 2
El Millennium Centre y la Roald Dahl Plass, en la bahía.

La final de la Champions se disputa un sábado, a las 19:45 (hora local), así que nos abre el camino a pasar un fin de semana en la capital galesa, para que no todo sea fútbol. Es una ciudad pequeña, de unos 340.000 habitantes, y que puede recorrerse a pie sin mayores problemas. Las zonas para visitar son dos: el centro y la bahía, que están unidos por la avenida Lloyd George. Caminando, es un paseo de entre veinte minutos y media hora, dependiendo de la rapidez de nuestro paso, pero también hay autobuses que unen ambas zonas.

Supongamos que estamos en Cardiff desde media mañana del sábado hasta la tarde del domingo; éste puede ser un itinerario para ver lo más posible de la ciudad.

Día 1 en Cardiff

El castillo es una visita obligada. Ocupa el corazón histórico de la ciudad, entre las calles comerciales de St. Mary o High St., el distrito de la universidad y los museos y el parque Bute. Originalmente era una fortificación normanda del siglo XI, que se reformó y se reconstruyó hasta quedar en el torreón de piedra situado en el centro del recinto. Y es que, en realidad, el castillo es una colección de edificios, sobre todo dicho torreón y una mansión reconstruida y decorada en época victorian por Lord Bute como si fuera una fantasía medieval.

Castillo 2 Parte de la mansión de Lord Bute.

El castillo conserva también parte de la muralla romana y es posible visitar una parte de sus muros utilizada, durante la Segunda Guerra Mundial, como refugio antiaéreo. La visita puede hacerse con unas audioguías que van contando toda la historia del lugar, y en la casa es posible contratar visitas guiadas aparte. Recorrer todo el castillo puede llevarnos un par de horas.

Castillo 4 Una vista del patio del castillo, con el torreón en primer plano, parte de la mansión de Lord Bute y, al fondo, el Estadio Nacional.

Después del castillo, podemos pasear por las calles que constituyen el centro de Cardiff, y que mantienen el aire victoriano de sus edificios. Las calles St. Mary, High y Castle son las tres principales, que desembocan todas en el castillo, y que conservan algunos arcades, pasadizos comerciales situados entre dos edificios, cubiertos, y que conectan dos calles. En esos arcades (como Morgan o Royal) hay restaurantes y tiendas variadas.

Arcade

En la calle St. Mary también es interesante visitar el mercado de Cardiff, ubicado sobre el lugar donde se levantaba la cárcel de la ciudad. Fue inaugurado en 1891 y mantiene todavía parte de su aire victoriano. Allí, por cierto, es fácil encontrar puestos de venta de Welsh cakes, pastas de mantequilla muy tradicionales a las que se añade mermelada, pasas, chocolate...

Hay bastantes opciones para comer por esas calles, que forman parte del Castle Quartet, pero siempre se puede optar por tomarse directamente un afternoon tea, un servicio completo de té, que incluye sándwiches y pedazos de tarta. Al lado del castillo, en la entrada al parque Bute, está Pettigrew, un establecimiento muy conocido (y que casi siempre está muy lleno), en el que podemos reponer fuerzas de cara al partido.

En esas mismas calles comerciales, como decimos, hay bastantes restaurantes, pubs y bares de copas.

Día 2 en Cardiff

Bahia Vista de la bahía de Cardiff e Y Senedd, sede del parlamento de Gales.

El último día en la ciudad puede aprovecharse para visitar Mermaid Quay, el barrio que ha crecido alrededor de la bahía de Cardiff. Hasta la Segunda Guerra Mundial, era el lugar que recogía el carbón extraído de los valles del sur de Gales y lo exportaba al resto del mundo, pero a mediados del siglo XX quedó en desuso. A finales de la década de los 90 empezó a recuperarse toda la zona y se construyeron edificios modernos de viviendas y, sobre todo, dos importantes centros: el Millennium Centre y la sede de la Asamblea Nacional de Gales, Y Senedd.

El primero es un centro cultural, en el que destaca enormemente su tejado y su fachada, de bronce, que dominan unos versos, en galés e inglés, del poeta Gwyneth Lewis. El segundo es un edificio moderno, inaugurado en 2006 y diseñado por el arquitecto Richard Rodgers. Ambas construcciones destacan con la terracota del Pierhead Building, de 1897, o la austeridad de la iglesia noruega, cosntruida también el siglo XIX en el estilo de las iglesias luteranas escandinavas. La iglesia, por cierto, marca el camino para que los fans de la serie 'Doctor Who' vayan a la Doctor Who Experience, un museo interactivo de los más de 50 años de vida de esta institución cultural británica.

Calle

Cardiff no es una capital demasiado visitada por turistas que no sean británicos. Sí ha ido ganando cierto renombre su celebración del Orgullo Gay y, como decimos, para los fans del rugby es un destino imprescindible, pero todavía es una de las grandes desconocidas de las capitales del Reino Unido. La final de la Champions League va a ponerla en el mapa para más visitantes, aunque hay que tener en cuenta que los hoteles son, en general, caros y que a veces resulta más sencillo volar a algún aeropuerto inglés próximo (como Birmingham o Liverpool), y alquilar un coche, que conseguir un vuelo directo allí.

En Diario del Viajero | La sorpresa de Portmeirion, una villa italiana en la costa norte de Gales

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio