Compartir
Publicidad

Skellefteå, la puerta de entrada a la Laponia Sueca

Skellefteå, la puerta de entrada a la Laponia Sueca
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es normal que todos nosotros, al oír la palabra Laponia, nos imaginemos enormes y desérticas tierras, nevadas, frías e infinitas. No obstante, en esta zona geográfica que llamamos comunmente Laponia, hay también lugar para ciudades de relativa importancia como es el caso de la bonita ciudad que os traemos hoy, especial y única para nosotros por varias razones.

Skellefteå se enuentra a más de 700 kilómetros al norte de Estocolmo y por lo tanto su latitud es bastante norteña. Sin embargo se trata de una ciudad completamente viva y activa deportiva y culturalmente, así lo demuestra su omnipresente vida universitaria y las muchísimas actividades de deportes de aventura que se pueden realizar en ella o sus inmediaciones.

No obstante, si queremos algo más tradicional, podemos visitar el Bonnstan la ciudad-iglésia que sirvió para que posteriormente se creará la ciudad actual. Dicho tipo de ciudades son típicas de la zona y florecieron durante la proliferación de la religión cristiana, cuando los campesinos creaban pequeñas ciudades de casas de maderas alrededor de las iglesias para poder rezar allí y luego regresar a las zonas más rurales y alejadas.

Fue así como nacieron muchas de las actuales ciudades de Laponia y ejemplos de ello los podemos encontrar en la propia Skellefteå, así como en sus ciudades vecinas como Piteå o Umeå, ambas de gran interés turístico y de las que hablaremos en próximos artículos.

bonnstan

Gastronómicamente hablando debemos mencionar un must que nadie puede perderse si visita la ciudad: el típico y tradicional queso de Vasterbotten, que recibe su nombre del de la región en la que se encuentra la ciudad de Skellefteå. Su sabor lo hace muy especial y presente en muchos de los platos de la zona.

Skellefteå es además la puerta de entrada perfecta a una región de exuberante e inacabable naturaleza y para disfrutar de ella no haya que irse muy lejos: la propia ciudad cuenta con parques gigantescos que te transportan de repente y a pocos metros de la urbe a espesos bosques típicos de la región del mundo en el que nos encontramos.

Y no podíamos acabar sin hablar de uno de los festivales más importantes tanto de Skellefteå como de toda Suecia: el midsommar. Se trata del festival que da la bienvenida al verano, coincidiendo con sus solsticio, y por lo tanto, con la noche más corta del año. Lo que hace de esta celebración única en la ciudad es que se trata del día en el que el sol jamás baja de la línea del horizonte, por lo que siempre es completamente de día.

¡Ah! Y que no se me olvide... Yo también me pregunté en repetidas ocasiones como diablos se pronuncia Skellefteå. La respuesta, fácil: "She left you". Una manera divertida pero eficaz para acordarse.

Llegar a Skellefteå es cada vez más fácil: desde Estocolmo hay autobuses directos tanto diurnos como nocturnos. Si se quiere viajar en tren, se tendrá que ir hasta Umeå, ya que en Skellefteå no hay estación de tren. La opción que más usan los suecos es la del avión, aunque no siempre es la más económica es evidentemente la más confortable.

No obstante, para los españoles, la manera más fácil es la de tomar alguno de los vuelos directos low-cost que de abril a octubre unen el aeropuerto de Girona con el de Skellefteå. Una opción fantástica tanto para un city-break como para iniciar una auténtica aventura por la Laponia más desconocida, la Laponia Sueca.


Mostra un mapa més gran

Imagen Mikael, mi) En Diario del Viajero | Arjeplog: centro de pruebas de coches en Laponia Sueca En Diario del Viajero | Suecia: Kungsleden, la senda del rey en Laponia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio