Compartir
Publicidad

Un derroche de ostentación: las Joyas de la Corona en la Torre de Londres

Un derroche de ostentación: las Joyas de la Corona en la Torre de Londres
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace poco visitábamos parte de la Torre de Londres, el monumento histórico británico más visitado, y hoy volvemos a este lugar Patrimonio de la Humanidad para conocer el punto en el que se congrega la mayor cantidad de gente haciendo cola: todos quieren ver las Joyas de la Corona británica en la Torre de Londres.

La Torre de Londres fue fundada por Guillermo I el Conquistador en el siglo XI y es una de las fortalezas más famosas del mundo. Junto a su reputación macabra por muchas historias de tortura y cautiverio, de las que os hablamos en la primera entrega, la Torre tiene otro lado más agradable que nos habla de lujos y fiestas.

El conjunto arquitectónico de la Torre es un símbolo duradero de la conquista normanda, y ha servido de residencia real, arsenal e incluso zoológico en el siglo XIX. El poder del reino británico está expuesto en el que se ha convertido en el centro de atracción más poderoso de la Torre de Londres: las joyas de la Corona.

Las Joyas de la Corona en la Torre de Londres

Las joyas de la Corona británica

El lugar con más afluencia de público es sin duda el edificio que alberga las joyas de la Corona Real Británica. Preparaos para hacer cola, ya que es una de las atracciones más importantes.

Si vais en grupo y dejáis a alguien encargado de guardar cola podéis aprovechar para ver algunos lugares colindantes, como el Fusiliers Museum (el Museo del Regimiento de Fusileros recuerda la historia de un regimiento creado por el rey Carlos II en 1865 y contiene banderas, documentos, cuadros, medallas, trajes y complementos militares...).

Las Joyas de la Corona se encuentran en una gran exposición en la que se puede descubrir la impresionante colección de las Joyas que fueron empleadas en la coronación de la Reina Isabel en 1953 y que están expuestas al público en la Torre desde el siglo XVII, ya que adornaron también a los antecesores de la reina actual.

Se trata de una valiosísima colección que combina imágenes históricas de la coronación de la Reina junto a todo tipo de trajes, joyas y ricas vajillas que fueron parte de ese día.

No puedo imaginar el valor de aquellas inmensas fuentes de oro que albergarían algún exquisito manjar aquella fecha. Ni el valor de la corona con sus inalcanzables joyas. Un derroche de exhibicionismo, lujo y grandiosidad que, en los tiempo que corren, me produjo cierta desazón.

Además tuve la sensación de estar en una especie de mausoleo honorífico en vida de la Reina, algo que no tiene parangón y que sería impensable en la monarquía española, por ejemplo, con la que les está cayendo.

Me sorprendió ese edificio en homenaje a la Reina en el que la gente discurría prácticamente en silencio, con un tremendo respeto por la que no solo es monarca del Reino Unido sino la gobernadora suprema de la Iglesia de Inglaterra.

Por supuesto, no se puede hacer fotos, y frente a las coronas de la reina vamos en una cinta transportadora para no detenernos e impedir el avance continuo de visitantes. O para no enamorarnos de las joyas. O para no saber qué mecanismos de seguridad las custodian...

En fin, otro mundo. Pero otro mundo que merece la pena contemplar, aunque sea desde el distanciamiento.

En definitiva, después de haber recorrido buena parte de la Torre de Londres, considero que es una visita recomendable y no os olvidéis de las Joyas de la Corona, ese derroche de ostentación impensable en muchos otros lugares pero que forma parte de la esencia y el orgullo británicos.

Sitio Oficial | Historic Royal Palaces En Diario del viajero | El British Museum en Londres, Diez cosas que solo se pueden hacer en Londres, El natural History Museum de Londres

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio