Compartir
Publicidad
Publicidad

York: qué ver y hacer en la ciudad (2da parte)

York: qué ver y hacer en la ciudad (2da parte)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de un receso navideño más largo de lo deseado, volvemos a retomar el Especial Yorkshire con más cosas interesantes para ver y hacer en la ciudad de York.

En la primera parte he apuntado algunas de las atracciones imperdibles en una de las ciudades más visitadas de Inglaterra. Podemos, entre otras cosas, pasear por históricos jardines, hacer un tour de fantasmas, navegar en barco por el río Ouse o visitar museos interesantísimos. A pesar de ser pequeña, York es muy dinámica y ofrece un montón de cosas para hacer. Aquí van algunas más.

Todo un símbolo de la época medieval que vivió York cuando era la ciudad más floreciente del norte de Inglaterra es la Torre Clifford (foto de arriba), el último resto que queda del castillo construido por Guillermo el Conquistador en el siglo XI y reconstruido 200 años después.

Originalmente, el castillo fue construido en madera, pero luego de varios incendios se construyó en pieda, como se puede ver hoy en la torre que se encuentra levantada sobre un pequeño montículo de tierra en Tower Street. Clifford´s Tower se puede visitar por dentro (es gratis con York Pass) y subir a lo alto para contemplar una bella panorámica de la ciudad.

Al salir de la torre se puede visitar el York Castle Museum (Museo del Castillo de York) que se encuentra justo enfrente. No es un museo más. Yo tenía mucho interés en conocerlo pues promete sumergirnos en el túnel del tiempo.

Así como en Jorvik hemos podido conocer cómo era York en la época de los vikingos, en York Castle Museum podemos revivir la época victoriana gracias a una reconstrucción de una calle de un pueblo, Kirkgate, tal y como era entonces. En la calle vemos pequeñas tiendas que exponen prendas, dulces, juguetes o alimentos tal cual era hace unos 130 años. La exposición está muy lograda y nos hace sentir parte de la historia. Es muy recomendable.

Al otro lado del río y de la muralla, al lado de la estación de tren de York, se encuentra otro museo, uno de los más importantes de la ciudad, el National Railway Museum (Museo Nacional del Ferrocarril). No es un museo aburrido, todo lo contrario. Es además muy interesante pues York tiene una valiosa historia relacionada con el mundo de los trenes. Se pueden recorrer 300 años de la historia ferroviaria británica.

Dentro del museo se encuentra desde hace casi 3 años una de las más famosas atracciones de York, The Yorhshire Wheel, una moderna noria que provoca un marcado contraste con calles, edificios y murallas de más de 2.000 años de antigüedad. Confieso que mi vértigo no me ha permitido probarla pero aseguran que la vista de York que se aprecia desde los 60 metros de altura de The Yorhshire Wheel es imperdible. Es la única construcción que iguala en altura a la majestuosa catedral de York.

Una de las cosas que no hay que dejar de hacer en York es una caminata por sus murallas. La ciudad está rodeada por 5 kilómetros de muralla construida en la Edad Media que se mantiene intacta a lo largo de los años. Es uno de los grandes atractivos de York, como si sus muros de piedra quisieran cobijar tantísimos años de historia.

Se puede subir a la muralla por alguna de sus cuatro puertas principales. Bootham Bar es la entrada más cercana a la catedral, situada al noroeste en St. Leonard´s Place; Monk Bar, la más alta de todas al noreste donde se encuentra el museo de Ricardo III; Walmgate Bar, al sureste conserva su rastrillo original y sus puertas de roble y Micklegate Bar, la entrada sur por donde entra la reina cuando va de visita oficial a la ciudad. Esta última tiene una historia singular que se puede conocer en el museo que alberga. Se cuenta que en lo alto de la torre se colgaban las cabezas de los traidores que permanecían allí durante años como una forma de disuadir a los enemigos.

Por último, y tal vez lo más peculiar de la ciudad, son sus calles. No se puede pasar por York sin dejarse perder por sus estrechas calles, callejones y pasadizos fantasmales. En el próximo post les hablaré más a fondo sobre las encantadoras calles de York. Mientras tanto, como siempre, una pequeña galería con algunas de mis fotos de viaje.

Más información | Visit York

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio