Compartir
Publicidad

Turismo gastronómico: comer facturas en Argentina

Turismo gastronómico: comer facturas en Argentina
1 Comentarios
Publicidad

Coincidiréis conmigo que cuando uno viaja, además de recorrer las calles del destino y conocer los típicos lugares más turísticos, otro de los grandes placeres siempre es descubrir la gastronomía local.

Hace poco en mi visita a Buenos Aires caí absolutamente rendido a sus dulces. Y no me refiero a los alfajores o al dulce de leche, que también, sino a las maravillosas facturas.

Con este nombre, facturas, que a nosotros nos suena a gastos y recibos de la luz, los argentinos disfrutan cada mañana en sus desayunos de estos dulces que en algunas de sus formas parecen croissants pero que... ¡Están mejor aún !

Pero ese parecido a los croissants es sólo en la forma, porque el sabor es distinto. La clásica factura es una medialuna de manteca de un tamaño más pequeño que un croissant normal, pero hay más modalidades. Algunas están rellenas de dulce de leche, otras de crema pastelera, otras son de una masa más fina y crujiente, hay berlinesas...

El simple olor de las facturas ya te va a alimentar y a invitarte a pasar a las muchas pastelerías de Buenos Aires. Si entras, picas. Tenlo claro. Y es que, tratándose de facturas, hay que picar, y pecar.

Yo no sabría decir cuál me gusto más, lo único que tengo claro es que comí demasiados. ¿Los habéis probado? ¿Cuál os gusta más?

Imagen | longhorndave
En Diario del Viajero | El maravilloso Jardín Japonés de Buenos Aires, Floralis Genérica, ícono de de Buenos Aires, Paseo gratuito por Buenos Aires en tranvía

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio