Publicidad

The Wild Atlantic Way, un recorrido por la carretera costera más larga del mundo en Irlanda

The Wild Atlantic Way, un recorrido por la carretera costera más larga del mundo en Irlanda
3 comentarios

Publicidad

Publicidad

En esta entrada os presento un recorrido por la carretera costera más larga del mundo, The Wild Atlantic Way. Esta carretera irlandesa atraviesa de norte a sur toda la costa oeste y norte de la República de Irlanda e Irlanda del Norte, y es una de las rutas más legendarias que podéis recorrer.

La carretera pasa por puntos tan interesantes, como los Acantilados de Moher, la ciudad de Derry, el Parque Nacional de Connemara, el de Killarney o el Condado de Donegal, de los cuales ya hemos escrito en este blog. Se trata por tanto de una de las carreteras más bonitas y emocionantes que podéis recorrer en Europa. ¿Me acompañáis?

Cork

La ruta comienza (o acaba según la dirección que decidáis tomar) al oeste de la ciudad de Cork. Cork es una ciudad pequeña y muy acogedora que os puede servir de punto de inicio para vuestra ruta. Si la visitáis no os olvidéis de visitar Oliver Plunkett Street, la calle con los mejores bares y centros culturales de la ciudad.

Atlantic2

Ring of Kerry

Tras pasar el condado de Cork pronto llegaréis al famoso condado de Kerry, donde podréis ver algunos de los paisajes más spectaculares de Irlanda. La carretera “Ring of Kerry” rodea todo el condado permitiendo llegar a todos sus rincones. Ya hemos hablado anteriormente de los lugares que se encuentran en este Ring of Kerry, principalmente del Parque Nacional de Killarney.

Además podéis visitar otros lugares únicos, como la Península de Dingle, o las Islas Skellig, declaradas patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Para ir a estas islas podréis coger ferris desde varios puntos de la Wild Atlantic Way.

Atlantic3

Clare, Galway y Connemara

Si seguís rumbo al Norte entraréis en el condado de Clare, uno de los más bellos de toda Irlanda. Allí se encuentra una de las atracciones turísticas más visitadas de Irlanda, los Acantilados de Moher, sobre los que ya escribimos aquí.

En la frontera con el condado de Galway, tenemos las hermosas Islas de Aran, que a mí me quedaron pendientes, pero que todos los locales recomendaban visitar. En las islas se habla mucho el gaélico irlandés, idioma nacional de Irlanda, y se dice que es uno de los pocos lugares donde se puede conocer el verdadero espíritu irlandés.

Llegaréis luego a la ciudad de Galway, una de mis favoritas de Irlanda. Sus calles están llenas de músicos y artistas y sus edificios llenos de historias. Esta pequeña ciudad es perfecta para descansar de tantas aventuras en la naturaleza irlandesa.

Si continuáis hacia el oeste os toparéis con el paisaje único del Parque Nacional de Connemara, sobre el que ya hablamos hace unos meses. Seguro que no se os habrá olvidado la maravillosa ruta que os conté.

Continuando el viaje, la Wild Atlantic Way, os llevará hasta Clifden. Sólo hay que desviarse de la costa unos pocos kilómetros para llegar a la Diamond Hill y a la Abadía de Kylemore.

Atlantic4

Sligo y Donegal

Si seguís rumbo al Norte llegaréis a la ciudad de Sligo, donde nació uno de los poetas que más dio a conocer la naturaleza y la cultura de Irlanda, William Butler Yeats. Podréis visitar su Museo y los paisajes que despertaron su imaginación en su infancia y adolescencia.

Uno de los puntos más emocionantes de la Wild Atlantic Way se encuentra al final de ésta, en el condado de Donegal. Allí se encuentra Slieve League, el acantilado accesible más alto de Europa, 3 veces más alto que los acantilados de Moher.

The Wild Atlantic Way termina en la ciudad de Derry. Esta ciudad, famosa por los atentados de los ingleses en el Bloody Sunday, es uno de los lugares más interesantes de toda Irlanda, al estar en la frontera con Irlanda del Norte y al simbolizar el choque cultural entre británicos e irlandeses, protestantes y católicos.

La Calzada de los Gigantes

Aunque oficialmente la Wild Atlantic Way termina en Derry, podéis continuar vuestro camino por la carretera llamada Calzada de los Gigantes, que recorre de oeste a este todo el Norte de la isla irlandesa, pasando por la famosa “Calzada de los Gigantes”, el castillo de Dunlace, y terminando en la ciudad de Belfast, capital de Irlanda del Norte.

Atlantic5

En resumen, que os recomiendo encarecidamente que hagáis el recorrido por la Wild Atlantic Way de Irlanda. Bien sea de una sola vez, o haciéndolo por partes, ya sea en coche o en moto, esta carretera os brinda la oportunidad de recorrer los paisajes y las ciudades más increíbles de Irlanda si exceptuamos a Dublín. Además, podréis presumir de haber recorrido la carretera costera más larga del mundo.

En Diario del Viajero | Trucos y consejos para visitar la Calzada de los Gigantes en Irlanda
En Diario del Viajero | Dunlace, el castillo que inspiró a Led Zeppelin y a C.S. Lewis para las Crónicas de Narnia

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir