Compartir
Publicidad
Piazza Vecchia y Piazza del Duomo: el corazón de Bérgamo que te enamorará
Italia

Piazza Vecchia y Piazza del Duomo: el corazón de Bérgamo que te enamorará

Publicidad
Publicidad

Hoy nos trasladamos al centro de la vida política, administrativa y religiosa de Bérgamo, es decir, al corazón de la Ciudad Alta. Paramos en la Piazza Vecchia y la Piazza del Duomo de Bérgamo, la Plaza Vieja y la de la Catedral, probablemente los lugares más encantadores de la ciudad, uno junto al otro.

Como decimos, estamos en pleno corazón de la Città Alta, muy cerca del Convento de San Francesco, que también visitaremos en nuestro recorrido por Bérgamo y, dominándolo todo, la Torre Campanone, donde no nos resistimos a subir.

Ambas plazas están conectadas por una estrecha calle porticada con alguna que otra curiosidad y, cuando parece que lo habíamos visto todo en Piazza Vecchia, con los característicos leones de la Fontana vigilando en todas direcciones, llega la segunda plaza, más pequeña pero igualmente bella, donde se hallan el Bapisterio, la Basílica, la Capilla y la Catedral.

Vamos a detenernos en los lugares más destacados de estas dos plazas, que, según la hora, según la luz, según la afluencia de gente, pueden parecerte muy diferentes, pero siempre envueltas en cierta magia que las convierten en unas de las plazas más bellas de Italia.

Fontana Piazza Vecchia Bérgamo

La piazza Vecchia de Bérgamo

He estado en varias ocasiones en la Piazza Vecchia o Plaza Vieja de Bérgamo, de reducidas dimensiones pero con una disposición que la hace parecer más amplia. Enseguida destacan dos elementos: la torre Campanone y la bella fontana Contarini, la fuente de mármol blanco, en el centro de la plaza.

A veces, la plaza aparece prácticamente vacía, a veces a rebosar de gente, a veces soleada, a veces bajo la lluvia con el suelo mojado reflejando los edificios o, como más me gusta, con su árbol de navidad y las luces festivas en las fachadas haciendo un poco más cálido el ambiente invernal.

Este espacio, corazón de la vida política y administrativa de Bérgamo y de toda la provincia bergamasca, empezó a tomar su actual fisionomía en el siglo XV. Con el inicio de la dominación veneciana esta área central adquirió formas y medidas renacentistas, sobre todo cuando el edificio de la vertiente occidental fue transformado para convertirse en sede del gobernador véneto.

El Palazzo della Ragione (Palacio de la Razón) es un palacio comunal edificado a finales del siglo XII, que mantuvo su papel de centro político de la ciudad tras el final de la época comunal: con el inicio de la dominación de la República de Venecia en la primera mitad del siglo XV, se utilizaba como lugar donde se administraba justicia.

Plaza Vieja Bérgamo Navidad

En el lado este se construyó el Palazzo Nuovo del Municipio en el siglo XVII, un edificio revestido de mármol blanco que ahora acoge la Biblioteca Cívica Angelo Mai y que destaca con su luminosidad entre el resto de edificios más antiguos y terrosos.

A lo largo de los dos lados más largos de la plaza hay bonitos edificios adornados con luces navideñas en diciembre. Muchos tienen a pie de plaza cafeterías donde sentarse a tomar algo si el tiempo acompaña.

Al fondo vemos el Palazzo della Ragione (Palacio de la Razón), considerado uno de los más antiguos palacios comunales lombardos (siglo XII). La escalinata adosada nos hace mirar a la Campanone, la torre del Ayuntamiento de 52 metros de altura, conocida popularmente por su gran campana, símbolo de la ciudad medieval.

Desde lo alto de la torre Campanone pude ver una preciosa puesta de sol (hay que escoger un día despejado para subir) y las mejores vistas a las dos plazas del corazón de Bérgamo desde lo alto. Una panorámica excepcional que os recomiendo.

Piazza Vecchia desde la Campanone

A los pies de la torre del Campanone, el Palazzo del Podestà cuenta con una historia muy remota. Desde principios del siglo XII hasta la primera mitad del siglo XV acogió a la potestad de Bergamo y varias funciones municipales.

Acoge el Museo histórico del Cincuecento en el que es posible admirar los restos arqueológicos de la Bérgamo romana y espléndidos frescos renacentistas, así como montajes audiovisuales que nos introducen en la historia de la ciudad.

El porticado debajo del antiguo palacio comunal es como un filtro entre la Piazza Vecchia, donde se concentraba el poder civil, y la plaza del Duomo, símbolo del poder episcopal. Entre las dos plazas, bajo el pórtico del Pallazo della Raggione, si bajamos la vista al suelo nos llama la atención una curiosa meridiana, que en realidad es un reloj solar que indica la posición del sol respecto a la tierra con un haz de luz que penetra a través de un agujero.

Basílica Duomo Bérgamo

La Piazza del Duomo

Unida a la plaza Vecchia está la del Duomo o Catedral. Allí hay cuatro edificios emblemáticos. La fachada que más llama la atención es la de la Capilla Colleoni, conocida como "la capilla de la ciudad". Está dedicada a los santos Bartolomé, Marcos y Juan el Bautista y fue construida entre 1472 y 1476 como mausoleo propio por Bartolomeo Colleoni, miembro de una de las familias más importantes de la ciudad, y también como mausoleo de su hija.

El lugar escogido fue la sacristía de la cercana iglesia de Santa María la Mayor, demolida por los soldados de Colleoni para construir la actual Basílica. En la pequeña plaza del Duomo destaca su extraordinaria fachada, decorada con mármoles policromos, blancos, rojos y negros, y bajorrelieves.

Adosada a la Capilla está la Basílica de Santa Maria la Maggiore. Está en el lugar de una pequeña iglesia, sustituida por esta por una promesa tras una epidemia de peste, en el siglo XII.

Fue en el siglo XIV cuando se construyó la fachada del norte con el pórtico sostenido por leones de mármol rojo, completado por la estatua de Sant’Alessandro a caballo. Muchos se quedan con esta fachada, impactados por la Capilla Colleoni, pero si vamos a la parte trasera, tenemos la entrada sur a la Basílica, más modesta, con los leones de mármol blanco.

No podemos perdernos el grandioso interior, antiguamente románico, pero transformado más tarde por una fastuosa decoración barroca y con algunas obras de arte, entre las que destacan el coro, algunos frescos y el confesionario barroco. También se encuentra aquí la tumba del compositor bergamasco Gaetano Donizetti.

Piazza Duomo Bérgamo
Duomo Bérgamo

La Cattedrale o Duomo, dedicada al patrón Sant'Alessandro, San Alejandro, está construida en el lugar de dos remotas iglesias, la catedral paleocristiana y la románica dedicadas a San Vicenzo. Los restos de pavimento del siglo VI y los frescos del siglo XIII/XIV ahora se pueden visitar en el Museo y Tesoro de la Catedral.

El edificio actual se empezó a construir a mediados del siglo XV, hasta el siglo XIX con la realización de la cúpula y la fachada. La catedral alberga obras de Gian Battista Tiepolo, Giovan Battista Moroni, Sebastiano Ricci y Andrea Previtali.

Su fachada neoclásica de mármol blanco es menos llamativa que los edificios circundantes, por lo que muchos quedan decepcionados al descubrirla (sobre todo si tienen en mente el Duomo del Milán, que muchos visitantes han visto en el mismo viaje).

Bapisterio2

El Baptisterio cierra la plaza. Fue colocado en su ubicación actual en 1898, aunque el edificio tiene orígenes muy antiguos: fue construido en el 1340 por Giovanni da Campione dentro de la Basílica de Santa Maria Maggiore. En la cara superior de mármol rojo de Verona y perforada por columnas pequeñas, aparecen a los lados del octógono estatuas del siglo XIV que representan las Virtudes.

Se abre evidentemente con ocasión de los bautizos, aunque si tenemos suerte podemos encontrarlo abierto al público general, como en una de mis visitas, cuando tuve la oportunidad de entrar en él y sentarme para observar su rico interior, un lugar tranquilo y lleno de arte que emociona.

Esperamos que este paseo por el cautivador corazón de Bérgamo, con la Piazza Vecchia y la Piazza del Duomo, os anime a deteneros con detalle en sus rincones, apreciando las distintas perspectivas con que se nos ofrece. Sin duda se saborea mucho mejor si hay menos gente, pero claro, no siempre es fácil en esta pequeña ciudad que atrae tantos visitantes al año. Pero hay que intentarlo.

Fotos | Eva Paris, David Nicholls, Ivan Zanetti Photo, Silvia Sala, Ralph Stenberger, tomasz przechlewski en Flickr-CC

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio