Compartir
Publicidad
Publicidad

La cárcel de la isla de San Lucas en Costa Rica, ¿un atractivo turístico más?

La cárcel de la isla de San Lucas en Costa Rica, ¿un atractivo turístico más?
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Hacer o no hacer de un lugar de pasado truculento un destino turístico? Esa es la cuestión que se plantean en Costa Rica acerca de la cárcel de la isla San Lucas, que funcionó entre 1873 y 1991 albergando a los reos más peligrosos del país.

La isla de 472 hectáreas, se ubica a tres kilómetros de la costa de Puntarenas, en el Pacífico central de Costa Rica, y junto a la riqueza natural del entorno los turistas buscan conocer la historia de la cárcel y las condiciones infrahumanas y de tortura que enfrentaban a los reos.

No será la primera ni la última cárcel en convertirse en atracción turística, ahí tenemos la famosa Alcatraz en San Francisco (que incluso podría convertirse en hotel) o la cárcel de Kilmainham en Dublín... De hecho, las prisiones pueden convertirse hasta en Patrimonio de la Humanidad, como les sucede a las cárceles históricas de Australia.

Tal vez debido a esos casos de éxito y como rescate de la memoria histórica las autoridades de Costa Rica pretenden mejorar los edificios históricos de la cárcel de San Lucas, que se encuentran muy deteriorados por el paso de los años. También está prevista la reconstrucción del muelle y la edificación de un centro de educación ambiental para los turistas, servicios sanitarios y una planta de tratamiento de agua.

Se quiere de este modo recibir a un máximo de 800 turistas por día, y promocionar la isla como un lugar histórico y de gran riqueza natural. Y es que no solo de historias truculentas vive este lugar.

En la isla de San Lucas es posible caminar por el bosque tropical seco que rodea la antigua cárcel y que desde 2001 constituye el Refugio de Vida Silvestre Isla San Lucas. La isla posee sitios arqueológicos indígenas, una enorme biodiversidad, playas deliciosas...

Habitada desde hace 1000 años, en la isla se han localizado al menos ocho sitios arqueológicos con características habitacionales, domésticas y funerarias. En el sitio de excavación conocido como Vigilante Alto se halló un sector funerario y doméstico-hatitacional con cerámica, lítica prehispánica y un artefacto de metal.

Y si queréis conocer la "parte oscura" que ahora se pretende potenciar (quiero creer que también para que no se olvide ese pasado), solo tenéis que seguir leyendo.

Historia de la cárcel de San Lucas

El presidio de San Lucas es conocido a nivel nacional e internacional gracias a la novela “La Isla de los Hombres Solos”, escrita por José León Sánchez, que estuvo recluido en él durante dos décadas de su vida.

La cárcel comenzó a funcionar bajo las órdenes del dictador Tomás Guardia (1831-1882) y en un principio allí se enviaba a los "políticos indeseables" y luego a los delincuentes más violentos del país. En cada una de las siete celdas del presidio estaban recluidas hasta 70 personas que dormían en el suelo y que tenían derecho a una hora de sol al día.

Hasta 1950, los reos que desobedecían las órdenes recibían castigos en dos lugares conocidos como "el hueco" y "la plancha", destinados a la tortura. Mejor no detenerme a explicaros a qué macabros fines hacen referencia tales apelativos...

Uno de los principales atractivos de la cárcel son los cientos de "grafittis" en las paredes de las celdas, así como grandes dibujos con alto contenido sexual, como "La chica del bikini rojo" y "La chica del consuelo", dos obras de tamaño real, elaboradas según la leyenda con sangre de una enfermera asesinada en la propia cárcel.

Existen informes oficiales de que personas de sólo 14 o 15 años de edad fueron enviadas a la isla por robo. Debido a las terribles condiciones en las que los internos vivían, hay una gran cantidad de historias sobre los horrores que sufrían, las enfermedades, el hambre, los asesinatos y los intentos de fuga, casi todos sin éxito. La cárcel se cerró en 1991.

Si me dan a elegir entre las playas y la naturaleza de la isla de San Lucas o esta cárcel, pues me quedo con el entorno natural. No sé si me agradaría una visita combinada, tal vez en este momento justo después de aprender sobre "el hoyo" y "la plancha" no tenga demasiado estómago...

Vía | ABC Foto | Wikimedia Commons Más información | Samantha Tours En Diario del viajero | La cárcel de Hoa Lo de Hanoi, Alojarse en una prisión, Dormir en una ex prisión militar en Eslovenia

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos