Compartir
Publicidad
Publicidad

¿De Londres a Australia en tan sólo 5 horas?

¿De Londres a Australia en tan sólo 5 horas?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Desde que el Concorde dejara de volar comercialmente entre New York y París y Londres y desapareciese tristemente del panorama aeronáutico mundial, lo de los viajes relámpago en avión dejó de ser una realidad y pasó de nuevo a ser poco menos que ciencia-ficción.

Sin embargo, parece que hay un halo de esperanza para la aviación comercial de alta velocidad (¿se podría llamar así?) y ya se trabaja en un substituto del avión supersónico galo, que nos llevaría hipotéticamente de Londres a Sidney en sólamente 5 horas, recuperando así aquello de lo que nos dejó huérfano la desaparición del Concorde.

Porque parece que en la empresa británica Reaction Engines están trabajando con fondos de la Agencia Espacial Europea en el diseño y el posible desarrollo de un avión hipersónico que haría posible viajar desde Londres a Australia en tan sólo 5 horas. El A2, que así se llama el prototipo del aparato, podría llevar a 300 pasajeros a una velocidad de 3.000 mph. Además, este aparato sería ecológico, ya que sus motores funcionarían con hidrógeno líquido y se evitaría así la emisión de dióxido de carbono de los combustibles actuales. Otra de sus ventajas es que, a pesar de sus 132 metros de largo (que lo hacen más grande que un avión actual), sería más ligero que un Boeing 747 por ejemplo y podría aterrizar por tanto en las pistas actuales.

En su contra, la posibilidad de dañar la atmósfera puesto que el avión tendría que volar casi a la misma altura que la capa de ozono y que no dispondrá de ninguna ventanilla (ya estoy viendo a los de Singapore Airlines tuneando el avión por dentro) por lo que no será apto para claustrofóbicos.

Ya veremos en qué acaba todo esto. No sé si el hecho de que el prototipo se llame A2 quiere decir que ya ha habido un A1, pero la realidad es que todavía están con las primeras etapas. Saben que técnicamente se puede desarrollar, pero ahora están centrados en el estudio del impacto medioambiental. Según sus previsiones, dentro de 25 años el 10% de los viajes en avión podrían ser hipersónicos.

Vía | Gadling Más información | The Guardian

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio