Compartir
Publicidad

El Louvre cambia a la Mona Lisa de sala y desata el caos

El Louvre cambia a la Mona Lisa de sala y desata el caos
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ir a visitar el parisino museo del Louvre es tener que decidir qué vas a a ver a toda velocidad, pero siempre tienes que ir a admirar la sonrisa más bella jamás pintada, aunque no te lo pongan fácil. Ayer el museo cambió a la Mona Lisa de sala y se desató el caos más absoluto. Si ya antes era difícil poder admirarla con comodidad ahora hay que superar mil penurias para siguiera acercarse.

Las obras en la Sala de los Estados, que es el "alojamiento" habitual del cuadro y la necesidad de reubicar la obra más visitada del museo generaron todo el problema. Se creía que se mejoraría y que se le había encontrado en la Galería Médicis un lugar adecuado a su categoría y número de visitantes, pero resultó en el más absoluto de los desastres. Una suerte de día del caos en el museo de París y que esperamos solucionen pronto.

Para garantizar la buena marcha de los trabajos de renovación en la Sala de los Estados y mantener las condiciones óptimas de visita, el Museo del Louvre ha decidido trasladar de forma temporal la Mona Lisa a la Galería Médicis

Éstas fueron las palabras que utilizaron en el comunicado las autoridades del Louvre, en las que claramente se veían las buenas intenciones de que las condiciones de visita fueran las mejores, pero se ve que se descontroló el asunto mucho.

D Qgxs5xuaah Jj

El cuadro ha pasado a estar en la misma vitrina protectora con control de temperatura y a prueba de balas que se fabricó especialmente hace tiempo. La Galería Médicis lo sitúa ahora en un entorno rodeado de enormes cuadros de Rubens que proporcionan un contraste curioso con el reducido tamaño de la Mona Lisa.

D Qgy5uw4aakt8f

Para controlar a la gente se ha colocado a lo largo de toda la sala un zig-zag de cintas separadoras, al estilo de los controles de colas de los aeropuertos, para evitar esos apelotonamientos que se formaban en su anterior ubicación y que así, cada uno en su orden pueda observarla y sacarse esos odiosos selfies y fotos incomprensibles existiendo una postal maravillosa en la tienda del museo por un módico precio.

D Qgwh6xsaanoec

El aspecto que tenía la sala antes de la apertura era bastante adecuado y cuando menos curioso debido a la organización de todas las cintas ocupando el espacio. Es una de las salas más grandes de todo el museo, así que el traslado fue con todas las buenas intenciones para albergar al mayor número de gente. Que está siendo mucha, en general, en todo el museo.

Las obras en la Sala de los Estados buscan mejorar la iluminación y la protección de la Mona Lisa y también poner en valor el resto de obra que la acompañan, repintando los muros de colores más vivos para que los Tiziano, Veronese o Tintoretto tenga el porte que precisan. Todas han sido retiradas a excepción de 'Las Bodas de Caná", el más grande de todo el museo, que no se puede mover y que está bajo las pertinentes medidas de conservación.

Y aquí tenéis el caos. Colas de más de una hora para poder acercarse unos segundos a la obra de Leonardo da Vinci y una vez delante gritos de los vigilantes para que la gente no se parara lo suficiente. La gente esperando incluso por las escaleras mecánicas de acceso que permanecían paradas. Un museo al servicio de una única obra ya que a ver quién es el que pierde su orden para observar alguna de las obras maestras.

Reconozco la atracción que genera la obra, algo que todos deberíamos ver de cercar una vez en la vida. La atracción que genera este museo y el resto de sus fondos (¿elegir sólo una obra?) como la Victoria de Samotracia, la Venus de Milo, cualquier cuadro... y el aumento del turismo ya ha generado problemas en los últimos meses... esperemos que no se muera de éxito ya que se merece una visita pausada. La bella sonrisa de Lisa Gherardini, La Mona Lisa, estará en esta ubicación hasta mediados de octubre.

Imágenes | Louvre y Axel S.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio