Compartir
Publicidad
Publicidad

La ruta del aceite de Monoï en Tahití

La ruta del aceite de Monoï en Tahití
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si el aceite de oliva tiene sus propias rutas, no iban a ser menos otros aceites exóticos... Una nueva ruta turística sigue los pasos del aceite sagrado de Monoï de Tahití, que significa en tahitiano “aceite perfumado”, muy codiciado por sus propiedades estéticas y por su utilización en ritos tradicionales.

La ruta del aceite de Monoï cuenta con 22 paradas en la isla de Tahití (donde se encuentra la capital del archipiélago), y está creada por la asociación de fabricantes de dicho aceite.

Es un recorrido respaldado por la Cámara de Comercio, Industria y Servicios de la Polinesia Francesa, y tiene el objetivo de mostrar tanto las cualidades de este aceite excepcional como las de la tierra que lo vio nacer hace siglos.

La naturaleza y paisajes que ven florecer sus ingredientes, las gentes que elabora el aceite artesanalmente y su vinculación a los rituales sagrados son los tres ejes principales que van desarrollando la ruta del aceite de Monoï.

Visitas a los campos de flores y cocoteros, a jardines botánicos, a las fábricas y laboratorios, a las tiendas, o a los lujosos spas en los que existen tratamientos de belleza con aceite de Monoï son algunas de las paradas de esta interesante y exótica ruta.

tahi
El aceite se obtiene de la combinación de flores frescas de Tiaré (Gardenia Tahitensis, emblema de Tahití) y copra (nuez de coco), y dicen que embelesa los sentidos de aquel que se envuelve en su aroma.

El Monoï de Tahití es un aceite con Denominación de Origen procede de la Polinesia francesa, donde desde siempre ha desarrollado un papel fundamental para sus gentes.

Sus componentes le confiere un delicado y exótico perfume y se le atribuyen propiedades calmantes, suavizantes y tonificantes.

¿Será el secreto de la belleza de sus gentes y que cautivó a Paul Gauguin? Las mujeres tahitianas (imagino que muchos hombres también) lo han utilizado durante siglos para proteger, nutrir y suavizar su piel y cabellos.

Las propiedades excepcionales del aceite de monoi de Tahití fueron reconocidas oficialmente en 1992 por la denominación de origen Monoi de Tahití, garantía de su autenticidad y calidad.

Para el pelo, para los labios, para cuidar el resto de la piel, para hacer un masaje relajante... se me ocurren muchas aplicaciones placenteras del aceite de Monoï.

Pero sin duda lo espectacular sería probar sus propiedades haciendo estas paradas de la ruta del aceite de Monoï en Tahití.

Sitio Oficial | MonoiAddict Más información | Tahiti Tourisme Fotos | © D.HAZAMA, © G. BOISSY En Diario del viajero | ¿Dónde van los americanos de luna de miel?, Cinco islas románticas para perderse, Rurutu, la paradisiaca isla de las ballenas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos